Editorial

El corazón de Carme Chacón

La primera ministra de Defensa compaginó sus firmes convicciones con la empatía en el trato con amigos y rivales

1
Se lee en minutos
Libro de condolencias en la sede del PSOE de Madrid, firma de militantes y simpatizantes. 

Libro de condolencias en la sede del PSOE de Madrid, firma de militantes y simpatizantes.  / DAVID CASTRO

La noticia del súbito fallecimiento de Carme Chacón ha conmocionado a la política catalana y española. Por su juventud, por su trayectoria política y porque compaginaba la firmeza de sus convicciones y la empatía en el trato personal, tanto con sus correligionarios como con sus rivales políticos.

Vinculada desde muy joven al PSC, antes de cumplir los 30 aterrizó como diputada en el Congreso, con un PSOE en plena ebullición. Mientras Pasqual Maragall se disponía a conquistar la Generalitat, el PSOE estaba roto en mil pedazos: descabalgado el candidato a la Moncloa elegido en primarias, Josep Borrell, el perdedor en la liza interna, Joaquín Almunia, acababa de cosechar el que hasta entonces era el peor resultado electoral del PSOE, frente a un José María Aznar aupado a la mayoría absoluta.

De la sintonía de Chacón con otros jóvenes diputados como Jesús Caldera, José Blanco o Jordi Sevilla nació Nueva Vía, la plataforma que catapultó al liderazgo a José Luis Rodríguez Zapatero. Chacón ya no era solo la cara y la voz del PSC en Madrid; pertenecía al núcleo fundacional del nuevo PSOE, victorioso en las urnas en el 2004.

Antes de que como cabeza de cartel obtuviera el mejor resultado electoral del PSC en las generales del 2008, con 25 diputados, Zapatero ya le había reservado una cartera de Estado: el Ministerio de Defensa. En su apuesta por la igualdad y por el empoderamiento femenino, situar por primera vez a una mujer al frente de las Fuerzas Armadas, con el añadido de su avanzado embarazo, tuvo entonces una fuerte carga simbólica y gran repercusión internacional.

Noticias relacionadas

De aquella épica y de su reseñable gestión al frente de Defensa quiso tirar Chacón para disputar a Alfredo Pérez Rubalcaba la secretaría general del PSOE en el congreso del 2012. Pero la vieja guardia, entonces como ahora, se mostró alérgica a los cambios.

Entretanto, su relación con el PSC se fue enfriando, en parte por la distancia geográfica y en parte por el inicial coqueteo del partido con el derecho a decidir, del que siempre renegó. Con el corazón político dividido y aquejada de una grave cardiopatía, hace un año abandonó la primera línea política, su gran pasión. Las transversales muestras de duelo revelan la magnitud de la pérdida que su fallecimiento entraña para la familia socialista, y para la política en general.