Ir a contenido
María Teresa Campos en el último ‘¡Qué tiempo tan feliz!’.

Si una puerta se cierra, ojo a la ventana

Ferran Monegal

Dijo la señora Campos, el sábado por la tarde, mientras despedía el último ¡Qué tiempo tan feliz! (T-5): «Mediaset es una casa muy grande que tiene muchas puertas. Hoy cerramos esta, pero estén atentos porque... ¡se abrirá otra y saldré por ella!». ¡Ahh! Sin pretender defraudar la ilusión de María Teresa Campos, le aconsejo que tome precauciones: a veces la tele en lugar de abrirte otra puerta te abre una ventana que da a un precipicio como los que hay en Cuenca en sus casas colgantes. El despido del programa -un espacio que ha durado la meritoria cifra de ocho años- ha sido entrañable. Emoción, música y lágrimas. Y el combo habitual, los Supersingles, eligieron para el despido aquella melodía que tanto le gustaba a Sarita Montiel«Adiós público adiós / Solo quisimos darles diversión / Qué buen final» con la que cerraba sus revistas envuelta en plumas de marabú y estupendos boys en taparrabos. Pocas horas después de este emotivo, y quizá hasta injusto, apaga y vámonos, en el Sábado Deluxe ya vimos cómo son las ventanas que Mediaset te abre. Tuvieron como estrella de la velada a un joven, Alexis Ledgard, al que presentaron como «El hijo secreto de Bigote Arrocet». La presencia de este muchacho fue ideal para irle arreando a Bigote hasta en el carnet de identidad. No digo que sea un rapapolvo inmerecido. Malpadre, embaucador, pesetero y tacaño fueron las perlas más suaves que le dispensaron. Y en cuanto Bigote llegue a La isla de los mosquitos (Supervivientes) las perdigonadas aumentarán. Visto lo visto, parece difícil que este estilo, tan típico de Mediaset, no acabe salpicando ferozmente a la señora Campos, compañera sentimental de Arrocet. Como dijo hace poco Terelu, oliéndose la tostada: «Mi madre no está preparada para lo que se le viene encima». Efectivamente. Como les decía, lo tremendo de Tele 5 no es que te cierre una puerta. Lo angustioso es que te amarre con un contrato y te abra una ventana para que saltes.

DETECTIVE AGUADO .- La temática que aborda Pedro García Aguado en su nuevo programa Cazador de Trolls (La Sexta) es importante. Socorre a criaturas que son víctimas de insultos, chantajes y amenazas en la red. La protagonista del primer capítulo confesó que estaba a punto de suicidarse. Lo discutible es que una vez localizados los delincuentes, Aguado les persiga por la calle montando espectáculo. A la policía, y a los jueces, debería recurrir Aguado.