Ir a contenido

Al contrataque

El 'procés' y los derechos civiles

Xavier Sardà

Ahora resulta que nuestros líderes nos consideran esclavos de España, sus negros, y dicen que debemos emanciparnos por nuestro bien

Qué suerte imaginar desde Harvard que el 'procés' es parecido a la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos. Es una suerte, porque se debe experimentar una vivencia intensísima. Primero se dibuja una España deleznable, vomitiva, repulsiva, puerca, sucia, mugrienta, lacerante, puta inmunda y deshonesta, y acto seguido nuestros líderes se presentan como los Kunta Kinte de 'casa bona'.

La historia de Catalunya ha pasado siempre a hurtadillas sobre sus aspectos más siniestros. Cuando nuestros Luther King esquerro-convergentes del 'procés' hablan de derechos civiles de los negros americanos, saben bien de qué hablan. Quizá las clases populares no tanto, pero ellos sí. Ellos lo saben muy bien. La burguesía catalana tuvo un peso notabilísimo en el tráfico de esclavos. Se calcula que los catalanes llevaron más de  30.000 esclavos africanos solo a Cuba. Pero en total las naves catalanas representaron un 24,7% de las españolas. Llevábamos 235 esclavos encadenados por embarcación. En el periodo entre 1830 y 1845, cuando el tráfico ya era ilegal, los barcos negreros catalanes hicieron hasta 220 rutas ilegales para seguir comerciando con esclavos. 

Las familias Samà y Vidal QuadrasAntonio López y López, Joan Xifré, Miquel Biada o el famoso Joan Güell, Tomàs Ribalta, la familia Rabassa i Milà de la Roca, entre otros muchos, fueron destacados esclavistas. Por otro lado, todos los residentes catalanes que vivían en Cuba eran propietarios de esclavos. De esta carnicería humana surge, en parte, la gran industria catalanaCuando regresaron con sus grandes capitales negreros, fundaron respetables empresas textiles, bancos solventes, navieras y ferrocarriles modernos. Hicieron país explotando luego a los de aquí.

LOS NEGROS DE ESPAÑA 

Ahora resulta que nuestros líderes nos consideran esclavos de España y dicen que debemos emanciparnos por nuestro bien. Los catalanes somos ahora los negros de España. Todos. Han conseguido un milagro: en Catalunya no hay clases sociales, ni explotación, ni señoritos ni currantes, ni élite, ni pijos ni progres. En Catalunya no hay empresarios ni trabajadores, ni Círculo Ecuestre ni Club de Polo, ni dinero en Andorra ni calderilla sindical, ni clase corporativa, ni clases marginales, ni hay trabajadores viejos ni parados jóvenes, ni autónomos ni inmigrantes recientes, ni clase media, ni minoría poderosa. Han desaparecido las clases porque todos somos negros que luchamos por los derechos civiles. No luchamos contra nuestros poderosos de aquí, porque es de mal gusto. Toda la Catalunya negra lucha contra la España blanca.

Menuda indigencia cultural e idiomática en Harvard. Como esclavos, nos hacía quedar mucho mejor Mas. Según el CEO, independencia a la baja.

0 Comentarios
cargando