Ir a contenido

El nuevo inquilino de la Casa Blanca

Trump I, el Inevitable

Jordi Graupera

El presidente de EEUU ya no es un tema; es un vehículo para hablar de otras cosas. Ya no es solo la noticia, también es el medio

A medida que una conversación se alarga, la probabilidad de que se acabe hablando de Trump tiende al 100%. Trump se ha convertido en el tema de conversación para cuando no se tiene tema de conversación. Si ya has hablado del tiempo, TrumpTrump ya no es un tema; de hecho, es un vehículo para hablar de otras cosas. Trump, Trump, Trump

El periodista especializado en tecnología Farhad Manjoo dice que el actual presidente de Estados Unidos debe estar recibiendo más cobertura mediática que cualquier otro ser humano antes de él. Ni Hitler, ni Michael Jackson, ni Bin Laden. Según mediaQuant, una empresa especializada en analizar estas cosas, solo en enero Trump recibió el equivalente a 817 millones de dólares en cobertura gratis, más que las siguientes 1.000 personas de la lista juntas.

ESPIRAL DE ACELERACIÓN

El periodista presenta los datos en un artículo del 'New York Times' en el que explica que intentó no leer ninguna noticia sobre Trump durante una semana. El artículo, claro, va de cómo fracasó en el intento y de cómo las noticias se desplazan por el mundo digital. Los indicadores sociales --los 'likes', los retuits-- incrementan la distancia entre las noticias más populares y las menos, en una espiral de aceleración empática imposible de frenar. Nos gustan las cosas que los otros hacen. Los medios son tan esclavos de este mecanismo que cada noticia lunática o escandalosa que lleve la marca Trump es una tentación demasiado golosa para no publicarla. Y si funciona en Facebook o Twitter, se replica por todo el mundo. Trump ya no es solo la noticia, también es el medio

'A The New York Times', a 'The Wall Street Journal' o a 'The Washington Post' les puede interesar tener a Trump en portada y construirse una identidad a partir de su distancia con él: no en vano, las nuevas campañas publicitarias de suscripciones se basan en la tensión Trump-prensa. Lo mismo se puede decir de la CNN o de los programas de humor nocturnos. Y mis compañeros académicos pueden estar obsesionados, pero quizá fuera de esta burbuja la obsesión va a la baja.  

Cada noticia lunática o escandalosa que lleve la marca Trump es una tentación demasiado golosa para no publicarla

Entro en cuatro colmados de mi barrio, uno yemení, uno polaco, uno puertorriqueño y uno indio, para ver si su prensa está igual. En el yemení tienen una copia de la revista mensual 'Arab Astoria', editada en Queens. El propietario tiene la bondad de traducirme el titular principal del número de enero: 'Trump provoca un terremoto al prohibir la entrada de personas de países musulmanes'. En el colmado polaco tienen el 'Super Express Polish American Daily', cuyo titular de portada es, en polaco: 'Trump engaña a los polacos en materia de visados'. Los polacos son mayoría en la parte del barrio donde Trump ganó las elecciones. El subtítulo dice: "El presidente enfada a la Unión Europea, que ahora amenaza a América con la introduccción de visados para ciudadanos de EEUU". 

EL ESPÍRITU DEL TIEMPO 

En el colmado puertorriqueño no tienen prensa propia, pero suena el matinal 'El Vacilón de la Mañana', el programa estrella de la radio Mega 97.9, que es una mezcla de chistes, llamadas falsas, noticias curiosas y comentarios sin ton ni son. Es entretenido. Es habitual oírlo en barberías y tiendas dominicanas, ecuatorianas y puertorriqueñas. Ahora dan una breve sección de ficción en la que una mujer hace de testigo en un juicio y explica que tanto su abogado como el fiscal y el juez son en realidad criminales: violadores, estafadores y falsificadores de documentación para inmigrantes ilegales. Es el espíritu del tiempo. 

DAVID LETERMANN ESTARÍA AGOTADO 

En el colmado que sirve a la comunidad india solo tienen el tabloide 'Daily News', con Trump en la portada y el titular '¡Equivocado!' Va del último escándalo. En los cuatro colmados, sin embargo, también se vende por 50 céntimos el 'Ridgewood Times', el diario local del barrio, en cuya portada destaca la noticia del cierre por obras de la línea de metro que nos lleva a mí y a mis vecinos a Manhattan. Lo hojeo. En la sección de opinión hay una carta al director defendiendo a Trump: “El pánico entre las comunidades de inmigrantes es culpa de los medios". La única columna de opinión del diario critica a Trump por su discurso sobre la pobreza. 

Ya en la librería-café del barrio, con la mesa de novedades llena de libros sobre resistencia política, totalitarismo y racismo, leo una entrevista de 'Vulture' al expresentador de 'late night' David Letterman, retirado después de 33 años: "Si todavía hiciera el programa me tendrían que arrastrar fuera del plató. ‘Dave, ya es basta de Trump. Se nos ha acabado la cinta". No hablaría de nada más. Estaría agotado.”

0 Comentarios
cargando