Ir a contenido

editoriales

El maratón de Barcelona certifica su éxito

Barcelona está con París, Londres, Berlín y Estocolmo entre las ciudades europeas con más de 20.000 inscritos en sus maratones

Las cifras solo pueden ir acompañadas de una palabra: éxito. 16.500 corredores de los 20.200 inscritos–el 50% extranjeros y el 20% mujeres– salieron ayer a las calles de Barcelona para disputar la 39ª edición del maratón de la ciudad. Tuvieron el calor de unos 200.000 barceloneses que han convertido la prueba atlética en una de aquellas grandes fiestas ciudadanas que tanto respaldo tienen en la capital catalana, pese a los cortes de tráfico y de movilidad obligados por los 42,195 km de recorrido.

Barcelona no puede competir en sus marcas, por el perfil sinuoso del trazado, con maratones de otras ciudades como Berlín, en la que cada año se persigue el récord mundial. Pero sí tiene argumentos para un lugar de honor en las pruebas europeas de gran fondo urbano: el atractivo de la ciudad, un recorrido turístico y una organización que cuida los detalles. Así ha ocurrido desde que en el 2006 el ayuntamiento apostó por la empresa RPM para montar una carrera a punto de desaparecer hace 12 años.

Que Barcelona esté con París, Londres, Berlín y Estocolmo entre las ciudades europeas con más de 20.000 inscritos en sus maratones –si bien 16.280 lograron acabar ayer la prueba–refleja el auge del deporte popular. Correr se ha convertido en un saludable ejercicio cotidiano. Merece el aplauso, pero con ineludibles precauciones cuando se trata del maratón. El reto exige preparación adecuada y controles médicos que certifiquen la capacidad de hacerlo sin que sea una tortura o una amenaza para la salud.

0 Comentarios
cargando