Ir a contenido

Plan de barrios

Bajos sin actividad comercial en la calle de Tamariu, en Trinitat Nova.

RICARD CUGAT

Ciudad, centro, periferia

Joan Subirats

El plan de barrios pretende intervenir de manera integral y participativa en la mejora de la calidad de vida de 16 zonas de la ciudad

¿Es lo mismo vivir en una zona de Barcelona que en otra? No es lo mismo vivir en Tres Torres que en Baró de Viver, pero tampoco es lo mismo vivir en la calle Lancaster que en la del Doctor Dou, pese a que ambas están en el Raval. Y lo mismo sucede en Londres, Quito, Ciudad del Cabo o Sídney. Cuanto mayor es una ciudad en extensión y población, más drásticas pueden ser las diferencias entre sus habitantes al residir en distintos barrios o incluso distintas calles. Barcelona, pese a su reducido tamaño (solo 100 kilómetros cuadrados frente a 600 de Madrid ), concentra esas mismas diferencias.

Desde las políticas urbanas se habla del efecto zona para hacer referencia a ello. Vivir en un barrio con menores equipamientos, con índices de paro más elevados, con bajos niveles educativos, con calles empinadas y déficits de conectividad o con falta de referencias históricas comunes, acaba generando un abanico de oportunidades vitales menor. Y a menudo se usa la diferencia en esperanza de vida o en presencia de personas con problemas de salud mental como expresión concreta de tal aseveración.

¿Es un problema de periferia? A menudo así es, debido a la configuración de los núcleos desde un centro burgués a una periferia obrera, pero las ciudades de todo el mundo tienen también centros marginales, abandonados por sus antiguos ocupantes, desplazados a entornos periféricos más seguros, menos contaminados socialmente y quizá más sanos desde el punto de vista ambiental. Hay centros periféricos y hay periferias centrales.

COMBATIR DESIGUALDADES

En Barcelona arranca ahora el plan de barrios, para intervenir de manera integral y participativa en la mejora de la calidad de vida de 16 zonas de la ciudad. La experiencia positiva del plan de barrios orquestado por Oriol Nel·lo en en la etapa del tripartito sirve de referente. El objetivo, reducir las distancias en las oportunidades vitales entre los barceloneses, combatir las desigualdades. Esos retos seguirán cuando acabe su vigencia y esté ejecutado su presupuesto. Lo importante es no considerar que esas diferencias son algo inevitable, con lo que hay simplemente que convivir. No nos podemos resignar. 

Temas: Urbanismo Madrid