Ir a contenido
Demostración del uso de 5G en un estand del Mobile World Congress.

DANNY CAMINAL

¿Qué balance hacemos del Mobile?

Carmina Crusafon

Tras el ajetreo del Mobile, la normalidad parece volver a Barcelona. Es momento de evaluar qué nos ha dejado este congreso y cuáles son los temas de presente y futuro inmediato a los que deberíamos prestar atención. Vamos a destacar cuatro ideas.

Primera: el control de los datos del consumidor. Telefónica anunció la nueva estrategia de la compañía en la que plantea que los consumidores cedan sus datos a cambio de descuentos en su factura. Se trata de un tema muy relevante. Los datos del cliente serán el bien más preciado para cualquier empresa. Es fundamental que aprendamos a saber qué significa cederlos y qué implicaciones tiene dar el consentimiento de uso. Se impone la necesidad de una "alfabetización de datos", que debería empezarse a enseñar en los colegios y universidades. Este tema debe ser también objeto de interés de las políticas públicas para que respondan a las nuevas demandas de los ciudadanos nacidas en los entornos digitales.

Segunda: la inteligencia artificial completa el proceso de automatización de la comunicación entre empresas y consumidores. La cadena comunicativa se amplía: los mensajes de texto, las plataformas de mensajería (WhatsApp o Telegram), los 'bots' y ahora los asistentes personales cada vez más sofisticados. Parece ser que aquello que vimos en la película 'Her' (2013), donde la voz del sistema operativo informático (interpretada por Scarlett Johansson) conseguía incluso enamorar al protagonista, va a ser algo habitual en la manera de comunicarse en el mundo de los servicios digitales. Junto con ellos, los drones y robots forman parte de la realidad más cotidiana de algunos ámbitos profesionales. De hecho, en el MWC estos aparatos ya convivían con los asistentes de la forma más natural. No hay que olvidar tampoco todas las aplicaciones de Realidad Virtual o Realidad Aumentada que también forman parte de todo este ecosistema digital.

Tercera: la cultura de la experimentación está aquí para quedarse. Tanto grandes empresas como Netflix como las pequeñas 'startups' están inmersas en esta nueva dinámica. Hay que estar probando y testeando continuamente. El escenario es muy cambiante. Los datos (los tan mencionados analytics) son importantes, pero hay que ver más allá de las cifras. La reformulación y la reinvención forman parte del vocabulario de los profesionales digitales. De hecho, estas nuevas necesidades abren ventanas de oportunidad para los emprendedores.

Cuarta: la clave está en añadir valor a la experiencia del usuario sea a través del móvil o de cualquier otro dispositivo. Esta fue la idea más repetida en todas las conferencias del 4YFN. Hay que poner al consumidor en el centro y ofrecer servicios de valor añadido. Para algunos esto puede parecer una obviedad, pero en el mundo digital existe una tendencia a enfatizar el aspecto tecnológico y a olvidarse que son los humanos los que realmente lo están usando. Para señalar esta importancia, en inglés incluso han creado un concepto propio: consumer-centric.

El Mobile nos ha aportado nuevos conceptos y tendencias. Como usuarios de las tecnologías móviles sería recomendable adoptar una actitud más consciente para saber diferenciar los aspectos positivos y/o negativos; y en consecuencia, decidir cuáles pueden añadir valor a nuestras vidas.

0 Comentarios
cargando