Ir a contenido

Tú y yo somos tres

Kiko Rivera fraternalmente recibido por Pablo Motos (A-3 TV).

Pablo, Kiko, Isabel... ¡una familia!

Ferran Monegal

Es prodigioso el grado de compenetración y ternura que está naciendo entre la familia Pantoja Pablo Motos. 35 días después de la gloriosa aparición de Isabel en El hormiguero (Antena 3 TV), sesión que adquirió una singular dulzura con piquitos en la boca incluidos, ahora acaba de aterrizar en este plató Kiko Rivera. ¡Ah! Ha sido un encuentro fraternal. Parecían hermanitos.

El tema de conversación fue un pourparler gaseoso, pero de esta blanda nube que conformaron los dos, y tras emitir unos vídeos recordando el paso de Isabel Pantoja por el programa, cabe resaltar la pregunta que le hizo Motos a Kiko. Le dijo: «¿En algún momento has valorado la posibilidad de que yo sea un miembro más de tu familia?». Y el muchacho respondió: «Si mi madre tuviera que rehacer su vida amorosa, ¡tú serías perfecto!». Y se fundieron los dos en un abrazo intensísimo.

¡Ahh! Yo creo que ahora Pablo Motos, para redondear este clima familiar que entre ellos ha nacido, debería invitar a Chabelita, hermana de Kiko, y hacerle uno de estos trabajos que él sabe hacer tan bien, como cuando vas a la peluquería y te hacen un teñido, un rizado y unas mechas, y sales haciendo posturas como las de Anita la fantástica en las playas mallorquinas. Esto de Pablo y la Pantoja tiene futuro. El roce hace el cariño.

OTROS ROCES: LOS DE PODEMOS 

Pero no siempre el roce acaba en cariño. El tema de las supuestas intimidaciones del pablismo hacia informadores y periodistas, lejos de amainar, se agranda y saltan chispas. O sea, que el roce de los informadores con Podemos, en vez de cariño parece que produce coacciones y un mal rollo terrible. Acaba de salir Victoria Prego, presidenta de la APM, en TVE-1, para hablar del asunto, pero ha advertido que no va a dar nombres de amenazados, ni va a concretar las intimidaciones.

También han salido en las cadenas notables representantes del PP (Rafael HernandoJavier Maroto) y, sobre todo, Esperanza Aguirre en 13 TV, indignadísima, condenando el acoso del pablismo. En Al rojo vivo, flipaban Ferreras, Fernando Berlín, Ignacio Escolar..., y se preguntaban, con ironía, dónde estaban los grandes personajes del PP cuando la señora Aguirre liquidaba periodistas de Telemadrid, porque les consideraba díscolos. Por no habar de TVE. Pero no seamos mezquinos: es reconfortante que ahora doña Esperanza Aguirre se erija en... ¡defensora de los periodistas!