La clave

Atentos al 'pendrive'

El lápiz de memoria del 'caso Pujol' va camino de convertirse en otra mochila de Vallecas y poner en evidencia las cloacas del Estado y de la política

Se lee en minutos
Jordi Pujol Ferrusola, en el Parlament en el 2015.

Jordi Pujol Ferrusola, en el Parlament en el 2015. / JULIO CARBÓ

El ‘pendrive’ que el director operativo de la Policía con el ministro Fernández Díaz encontró no sabe cómo en un despacho y que ha enviado al juez De la Mata va camino de convertirse en una nueva mochila de Vallecas. En el dispositivo informático, del que ahora el diario ‘El Mundo’ empieza a desvelar sus contenidos, se entrecruzan las cloacas del Estado y de la política, catalana y, aunque algunos les cueste de reconocer, también de la española. Todo indica que el Pacto del Majestic tenía también una cara B y que el mayor de los Pujol Ferrusola aprovechó la entente entre su padre y el mismísimo José María Aznar para conectar su red de corrupción con la que ya dirigían Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas.

Noticias relacionadas

El rotativo también incluye en la operación al Rey emérito aunque lo hace en un segundo plano a la espera de la resolución final del juez respecto al ya famoso ‘pendrive’. Si el abogado Martell consigue desactivarlo como base de las pruebas contra la familia del expresident la cosa habrá quedado en nada. En caso contrario, los Pujol Ferrusola amenazan al PP y a la mismísima Casa Real con hacerles 'un Montull' como la copa de un pino.

Curiosamente este tipo de incidentes pueden acabar teniendo en el independentismo un efecto contrario al que imaginan en algunos despachos de Madrid. Más que desincentivar a los elementos más serenos de ese conglomerado heterogéneo, da alas a los más radicales. Un episodio así da credibilidad al relato de la CUP cuando afirma que todos los males de Catalunya son el resultado de la complicidad entre las élites autonomistas y españolistas que se han repartido durante cuarenta años el poder tapándose mutuamente la corrupción y repartiéndose el botín. Si encima, ahora, las cloacas del Estado a plena luz del día abortan el juicio a los Pujol, Esquerra y los Comunes competirán con la CUP para apropiarse de este relato que no sería populista sino de un realismo extremo. Seguir pensando a estas alturas que el independentismo es un invento de los cachorros de Pujol no conduce más que a tomar una decisión equivocada tras otra. Hasta la derrota final.