28 oct 2020

Ir a contenido

Dos miradas

Rato y Blesa a su llegada a la Audiencia Nacional. 

JOSÉ LUIS ROCA

Intachables

Emma Riverola

Ya tenemos el ejemplo, ya sabemos quién encarna a la perfección para la Audiencia Nacional el "comportamiento intachable" y "cabal": Miguel Blesa y Rodrigo Rato

Pobre Platón. Tantos diálogos, tantos años elucubrando sobre el concepto de justicia, tantos siglos la humanidad debatiendo sobre ella, para que ahora la Audiencia Nacional la haya resuelto de un plumazo. Ya tenemos el ejemplo, ya sabemos quién encarna a la perfección el “comportamiento intachable” y “cabal”: Miguel Blesa y Rodrigo Rato. Profesores de filosofía, anotadlo. Madres y padres, eduquemos a nuestros hijos a su imagen y semejanza.

Si es que estaba claro. ¿Se dedicaron Blesa o Rato a rapear sobre la monarquía? No. ¿Hicieron un tuit de humor negro sobre el atentado de Carrero Blanco? Por supuesto que no. ¿Tuvieron la poca ambición de estafar 800 euros (desde junio en la cárcel esperando un indulto)? Por favor, qué ordinariez. En la época de Blesa, la cúpula de Bankia se metió en el bolsillo 9,34 millones de euros. En la de Rato, 2,69. Ambos gastaron cantidades indecentes en viajes, alcohol, fiestas, joyas… La sentencia asegura que antepusieron “los fines personales a los intereses sociales que eran los bancarios y no otros”. Aún así, mientras sus condenas no sean firmes, no merece la pena imponerles medidas cautelares. Porque, ya se sabe, su conducta durante el proceso ha sido “intachable” y “cabal”. Por supuesto, un ejemplo.  Y, claro, esa decisión no socava la confianza en la justicia ni en la democracia. No alimenta la indignación ni el deseo de darle una patada al tablero… Por favor, seamos cabales.