Ir a contenido
Aplicación del whatsapp en un teléfono móvil.

FERRAN NADEU

Catalunya protege las herencias digitales

El anteproyecto de ley aprobado prevé un registro similar al de últimas voluntades existente para la realidad física

La expansión del universo digital plantea, en paralelo a una miríada de facilidades para la vida cotidiana, situaciones nuevas desde el punto de vista legal y ético. El carácter imperecedero de lo que un ciudadano deposita en las redes, ya sea para uso privado o de acceso público, suscitó ya hace años una pregunta inquietante: ¿qué sucede con la trayectoria y el patrimonio digital de una persona cuando esta fallece? Si a menudo el control de esos contenidos personales ya resulta difícil en vida, el problema se agudiza tras la muerte, a veces con dolorosas consecuencias para los familiares, que ven con impotencia cómo el legado de ese ser próximo es atacado, manipulado o incluso apropiado.

A evitar estas situaciones y poner orden en los legados digitales debe contribuir en Catalunya un anteproyecto de ley aprobado por el Govern que prevé un registro similar al de últimas voluntades existente para la realidad física. En esencia, el interesado podrá designar un heredero digital aunque no haya hecho un testamento convencional, lo que debería facilitar el uso del registro. Pero también sobresale en el texto que los padres o los responsables de menores o de personas incapacitadas por circunstancias sobrevenidas podrán obtener el borrado de contenidos que vayan contra los intereses de quienes están en estado de indefensión. La aplicación efectiva de la ley –pionera en España– precisará de la actitud receptiva de los gigantes de internet, pero sin duda supone un avance en la protección de derechos personales.