tú y yo somos tres

El néctar de la garrapata

Se lee en minutos

Jaume Vilalta, con una inmensa garrapata, en ’Quèquicom’ (El 33). / TVC

Estoy cometiendo una gran injusticia con Jaume Vilalta. Nunca hablo de su programa Quèquicom (El 33). Es un espacio televisivo que informa e instruye de una manera muy imaginativa. Es de lo mejorcito de la actual Televisió de Catalunya. Esta semana nos habló de los parásitos externos que nos circundan. Garrapatas, pulgas y chinches.

De las tres criaturas, la garrapata es la más aborrecible. Nos contaba Vilalta que su peligro no es por la sangre que nos chupa -que es una cantidad ínfima- sino por lo que nos inocula. Cuando muerde, nos inyecta un néctar agradabilísimo. Es la trampa de su mordida. Nos adormece la herida con este elixir. Y por ese orificio nos mete toxinas que transmiten, entre otras, la enfermedad de Lyme, que puede ser mortal. Me ha gustado mucho este programa de Vilalta sobre la garrapata y su perverso modus operandi. Si este parásito fuese honesto, se limitaría a chupar un poquito, y vivir. Podríamos coexistir tranquilamente. Pero no se contenta con alimentarse de su víctima: nos insufla veneno. La garrapata es muy desagradecida. Encima que le damos de comer, nos contamina.

La tele, muchas veces, actúa como una gran garrapata. No solo nos chupa la atención con impactos aparentemente entretenidos: también aprovecha para inocularnos contaminación. Acaba de salir Antonio García Ferreras en Al rojo vivo denunciando cómo esconde RTVE el resultado de la autopsia de Rita Barberá. Resulta que los informes forenses dictaminan que murió a causa de una grave afección en su hígado. Y Ferreras acusa a RTVE de silenciarlo, añadiendo: «Ocultan lo de la cirrosis. No dicen nada. Son comisarios políticos». Efectivamente. Recuerdo muy bien, aquí se lo conté, el Des-Informe semanal (TVE-1) del 3 de diciembre, en el que enfocaron la presión mediática como una posible causa de la muerte de Rita Barberá.

Te puede interesar

O la andanada de Celia Villalobos en Espejo público (también aquí lo reflejé, el 25 de noviembre) diciendo: «A Rita la habéis condenado a muerte». O las del dirigente del PP Antonio Hernando asegurando: «A Rita Barberá la han linchado las televisiones (...) Hienas que practican el periodismo de escrache, La Sexta y Cuatro especialmente».

Algunas voces se levantan ahora, exigiendo que RTVE pida perdón por aquellos contaminantes y tramposos enfoques. No creo que lo hagan. En ningún manual de parasitología hay constancia de que una garrapata se disculpe.