Ir a contenido

Pequeño observatorio

Una experta trabaja en un laboratorio de análisis clínicos de un hospital.

Fernando Alvarado (EFE)

Necesitamos otros antivirus

Josep Maria Espinàs

Está bien curarse en salud, pero la 'medicamentitis' es en sí misma una enfermedad

La afirmación es impactante: «Demasiadas recetas de antibióticos son innecesarias». Un estudio recogido por Virtudes Pérez en El Punt-Avui precisa que el 84% de los prescritos en faringitis y el 70% en infecciones respiratorias no son apropiados. El doctor Carles Llor hace saber que el uso inadecuado de antibióticos puede contribuir a generar resistencias a este fármaco y, a la larga, puede tener consecuencias médicas adversas. «Hay que tener en cuenta que una bronquitis aguda es vírica en el 95% de los casos, y por tanto no se debe tratar con antibióticos».

Es cierto que hay una tendencia a medicalizarnos cuando tenemos un problema de salud. Interesado por este tema, me he dado cuenta de que ya hace muchos años que no he tomado antibióticos. Que yo lo sepa, porque no soy una de esas personas que se dedican a analizar qué elementos figuran en una receta. Confío en la doctora Pou, que me conoce médicamente desde hace muchos años y que me parece una recetadora prudente.

UNA PALABRA IMPUESTA EN EL LENGUAJE HABITUAL

Hay una expresión popular que ha tenido mucho éxito: curarse en salud. Está muy bien si se trata de favorecer la prevención razonable, pero la medicamentitis ya es, por sí misma, una enfermedad.

Los virus y las bacterias son dos cosas muy diferentes, pero no se trata ahora de hacerse el sabio. Solo de hacer constar la importancia que ha adquirido la palabra virus. No es extraño hablar del virus del fútbol, ​​que parece que se contagia principalmente en los estadios y a menudo pasa de padres a hijos. También está el virus politicus, que puede llevar tanto un idealista como un aprovechado.

Es curioso que un elemento microscópico como es el virus se haya impuesto en el lenguaje habitual. El virus de la viruela, pero también el virus de la fama, el virus de la envidia, el virus de la ambición de riqueza, el virus del egoísmo. Son enfermedades, a menudo arraigadas, que son difíciles de curar. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.