Ir a contenido

Al contrataque

Unidad de quemados

Jordi Évole

Llevamos años oyendo que esto va hacia un choque de trenes y cuando un día nos anuncian que están dispuestos a colisionar, algunos se sorprenden

Por si acaso, diría que lo más sensato es no sorprenderse de nada que haga referencia al proceso catalán. Por eso, no entendí que causara tanta extrañeza lo que dijo el juez Vidal. Quienes están a favor de la independencia y andan vendiendo que eso es posible, se supone que algo estarán preparando, ¿no te parece? Y los que venden que el referéndum es imposible, se supone que algo estarán preparando para impedirlo, ¿no te parece? Me parece tan de cajón que me choca que hayan provocado tanta sorpresa titulares como este: 'Rajoy, dispuesto a impedir el referéndum por la fuerza'. Llevamos años oyendo que esto va hacia un choque de trenes y resulta que, cuando un día nos anuncian que están dispuestos a colisionar, algunos se quedan pasmados. ¿Pero cómo no va a haber encontronazo si nadie quiere ceder? Hablan de dialogar, y no dialogan. Y, si dialogaran, tampoco serviría de nada. Las dos partes están emperradas en lo suyo. Está visto que no les importa pegarse el trompazo. Y, al paso que van, lo van a conseguir.

Ahora empieza el juicio (desde mi punto de vista, otro error iniciado por el Gobierno) a Mas, Ortega y Rigau, y miles de ciudadanos les demostrarán su apoyo en la calle. Si algo atractivo ha tenido el proceso independentista es la capacidad de movilización, siempre sin incidentes. ¿Hacía falta que el Govern animase a los funcionarios a coger fiesta en el curro que pagamos entre todos, los que quieren votar y los que no? ¿Hacía falta que Albiol lo comparara con Schindler?

LA MOVILIZACIÓN PERMANENTE EN LA CALLE

Me llegan rumores de que lo que pretenden los líderes independentistas es la movilización permanente en la calle. Genial. La última gran movilización permanente que recuerdo fue la acampada de plaza de Catalunya por el 15-M. Los mossos la desalojaron a porrazos, porque el Barça debía celebrar un título. El comisario Sergi Pla declaró en 'Salvados' que hasta Gandhi habría salido a porrazos de la plaza. No recuerdo enorme indignación entre los miembros del Govern de Artur Mas (cuando aún no era independentista) por aquel desalojo. Espero que si hay otra movilización permamente la cosa acabe mejor, no vaya a ser que la revolución de las sonrisas se convierta en revolución de las sonrisas y lágrimas.

A  mí ya me ha caído algún lagrimón. Porque, aunque previsible, es para llorar ver cómo desde Moncloa se anuncia el empleo de la fuerza o el uso de precintos. Qué democracia más triste. Ya sé que hay razones para todos los gustos que lo justifican  todo, pero así no van a lograr nada. Bueno, sí, pueden lograr que no votemos, que no sepamos si hay más partidarios de quedarse en España o de independizarse, pero eso no resuelve el problema. Más bien, lo enquista. Pero eso tampoco tiene que sorprendernos. El PP ha demostrado sobradamente que prefiere imponer la unidad a seducir a una parte de los catalanes. Y, así, puede que sigamos juntos, pero seguiremos revueltos. La unión hace la fuerza pero, a la fuerza, la unidad es de quemados.

0 Comentarios
cargando