Ir a contenido

Los retos del audiovisual catalán

Carmina Crusafon

Hay que incorporar medidas destinadas a favorecer el consumo entre los propios ciudadanos y también de otros países

El audiovisual catalán ha sido noticia en los últimos días: los premios Gaudí, la presentación del 'Llibre Blanc' y las reivindicaciones de los profesionales del sector para reclamar más recursos para TV-3. ¿Qué le pasa a esta industria? Para analizar su situación es necesario poner en relación dos tipos de factores, los propios del mercado interno y aquellos que provienen del escenario global.

La diagnosis de la situación catalana la ha realizado de forma exhaustiva el 'Llibre Blanc' presentado en el Parlament. Solo destacaremos los puntos más importantes: la necesidad de dotar de más recursos al sector audiovisual público para que pueda ser el motor de la industria, lo que implica aumentar el presupuesto de la CCMA; fortalecer el sector privado, y ampliar la oferta de contenidos en catalán. Muchos de estos elementos no son nuevos, sino que se conocen por ser estructurales de esta industria (y muy parecidos a los de otros países europeos de dimensiones similares). El 'Llibre Blanc' hace una recopilación de propuestas para poder ayudar al desarrollo del sistema audiovisual catalán.

En este análisis es importante incorporar los factores globales. Se pone aún poco énfasis en la nueva cadena de valor digital, donde aparecen nuevos tipos de empresas y necesidades y donde la colaboración con otros sectores de las industrias creativas es fundamental. El talento audiovisual debe estar en el centro de la economía creativa, uno de los pilares estratégicos del crecimiento en el futuro más próximo. La multiplicación de pantallas amplía los circuitos de distribución y las formas de consumo, sobre todo entre los jóvenes, e incorporan nuevos hábitos y rutinas que hay que analizar. Este escenario ha introducido nuevas empresas globales que transforman la manera de producir y comercializar. El sector no puede estar ajeno a estas dinámicas, es necesario que participe y es aquí donde la innovación y experimentación son esenciales.

FORTALECER LA INDUSTRIA

Sin desmerecer el apoyo que se ha de dar a la industria, hay que recordar que hay otros elementos a considerar en esta ecuación para lograr consolidar el audiovisual catalán. Tradicionalmente, las políticas audiovisuales europeas se han centrado en medidas focalizadas en la oferta, con el objetivo de fortalecer la industria. Algunos de estos instrumentos han tenido buenos resultados y otros se han quedado en acciones de voluntarismo. Ahora es momento de incorporar también instrumentos destinados a la demanda. Es decir, aquellas medidas que promocionen y favorezcan el consumo de audiovisual catalán entre los propios ciudadanos y los de otros países.

Es indispensable que el consumo interno sea el motor para los contenidos propios y ayude a su vez a crear nuestro propio imaginario colectivo para después distribuirlo internacionalmente. Esto implica la coordinación de acciones en los ámbitos educativo, cultural y de los medios de comunicación. Es esencial fomentar la producción propia pero sin olvidar la dimensión global, con las oportunidades y retos que conlleva.

0 Comentarios
cargando