Al fondo a la derecha

1
Se lee en minutos

Entre los grandes, Francia puede ser el último bastión de un gobierno de izquierdas. También aquí la globalización, la pérdida de soberanía y empleo, la demagogia sobre la invasión de refugiados y el terrorismo islámico, especialmente activo en el país vecino, han ido construyendo un nuevo escenario político donde los temores pesarán más que algunos valores universales que la revolución hizo históricos, como la defesa de los derechos humanos o la lucha por los ideales de igualdad y fraternidad.

En condiciones normales estas primarias definirían el candidato para disputar a la derecha la presidencia de la República, pero en estas circunstancias y con el Gobierno de Hollande hundido, el socialismo francés ha alcanzado la misma levedad que afecta a todo su entorno. Alemania, Gran Bretaña, España ¿Donde están? Parece que de momento, al fondo. Bien al fondo, y sin visos de intuir hacia donde dirigirse. Por eso lo único que está en juego este domingo es saber si Benoit Hamon, un candidato con propuestas nuevas, que sí apuntan hacia un futuro diferente, es capaz de vencer a Manuel Valls y al aparato de un partido cuyo argumento principal solo es frenar a Marine Le Pen.

Noticias relacionadas

NUEVO MODELO

Como Hillary Clinton en EEUU Valls representa al poder, Hamon -para que nos entendamos mas parecido a Bernie Sanders- plantea que el futuro pasa por construir un nuevo modelo donde la economía no sirva al crecimiento infinito, sino al desarrollo de las personas y la sostenibilidad del planeta. Avanzado para este tiempo de temores y nacionalismos anacrónicos, su posible victoria es tal vez lo único en juego en estas primarias socialistas. Pero las encuestas no dan opciones a ninguno de ellos dos en la batalla final por la presidencia. Para Hamon es pronto, para Valls un error presentarse como el dique frente a Le Pen. La izquierda francesa sabe que para eso siempre queda el recurso al camino del fondo a la derecha, votando a Fillon para evitar al final el triunfo del Frente Nacional.