Dos miradas

Carvalho revive

'Robar' personajes no es ninguna novedad. Con autorización del autor original o sin un permiso explícito

1
Se lee en minutos
El escritor y creador del detective Pepe Carvalho, Manuel Vázquez Montalbán, en la década de los 90.

El escritor y creador del detective Pepe Carvalho, Manuel Vázquez Montalbán, en la década de los 90. / ARCHIVO / MARINA VILANOVA

El dramaturgo Tom Stoppard escribió una obra de teatro que se llama 'Rosencrantz y Guildenstern han muerto' en la que recuperaba dos personajes de 'Hamlet', los amigos del príncipe que, incitados por Claudio, el rey, tenían la misión de asesinarlo. Los extrajo de la tragedia que Shakespeare había escrito siglos antes y les infundió un nuevo vigor. En los mismos años en que se estrenaba 'Hamlet', más o menos, a principios del siglo XVII, Pérez de Avellaneda publicaba la segunda parte del 'Quijote', una edición apócrifa de la novela de Cervantes que el mismo Cervantes se encargó de dinamitar con la auténtica segunda parte de las aventuras de Alonso Quijano. Avellaneda, sin permiso, claro, se apoderó de los personajes y les hizo vivir unas aventuras que Cervantes no había previsto ni, por supuesto, escrito. Con el Ulises de Homero pasó un caso similar, aunque con mucha más decencia literaria. Joyce lo reconvirtió en un Leopold Bloom que caminaba por Dublín comiendo riñones de cordero.

Con todo esto quiero decir que 'robar' personajes no es ninguna novedad. Con autorización del autor original o sin un permiso explícito. Carlos Zanón lo tiene y ahora hará de Vázquez Montalbán para resucitar a Pepe Carvalho y a Biscuter. ¿Era necesario el visto bueno de los herederos para esta operación editorial? ¿De quién son los personajes? Desconozco los detalles jurídicos, pero reconozco que esta extraña resurrección pactada me tiene fascinado.