Ir a contenido

Machismo y derechos de la mujer

Sexismo, ciclismo y la horterada sin más

Lucía Etxebarria

Unas azafatas en camiseta ceñida, minifalda y taconazos en un podio degradan a todo un deporte

Yo he ganado los siguientes premios: Nadal, Planeta,  Primavera, Barcarola,  Lazio (del Ministerio de Cultura italiano), Feria de Bilbao, Visibilidad LGTB… En todos los casos ha habido una bonita ceremonia de pompa y circunstancia en la que yo me he subido a una tarima a tal efecto destinada, me han dado una estatuilla y también en algún momento un ramo de flores.  Y yo he largado el correspondiente discursito. Lo visualizan ustedes todo.

Ahora visualicen de paso lo siguiente. A Georgie Michael cuando cantaba en Wham!. No sé si lo recuerdan. Si no, lo buscan en Google. Solía llevar unos 'shorts' muy ceñidos y una camiseta sin mangas o de tirantes porque tenía un cuerpo increíble y él lo sabía, y lo explotaba. Y también lo explotaba su casa de discos. Pero luego, cuando él quiso que se le tomara por el artista serio que en realidad era, se puso un traje de chaqueta y comenzó su carrera como artista adulto.

Imagínense que quienes dieran los besitos a los triunfadores poniendo morritos fueran chicos lozanos y de buen ver. ¿Quedaría un poco ridículo y hortera?

Pues vale, imagínense ustedes que en todas mis entregas de premios aparecen dos chulazos ataviados al más puro estilo George Michael en su etapa de Wham! y me plantan sendos ósculos en cada una de mis lozanas mejillas. No solo creo que hubiera sido un poco degradante para ellos, que no les hubieran tomado en serio (como no le tomaban en serio a Georgie, más tarde George), sino que tampoco me habrían tomado muy en serio a mí.

BESOS Y CICLISMO

Por lo tanto, lo de poner a unas azafatas buenorras en camiseta ceñida, minifalda cinturón y taconazos no solo cosifica a las mujeres, sino que también degrada a un deporte que debería tomarse a sí mismo un poco más en serio. A ver, ¿se imaginan que en el podio olímpico salieran unas buenorras o unos chulazos a besar a los medallistas?

Lo que quiero decir es que lo de las azafatas en el ciclismo es sexista a más no poder, pero ya de paso es una horterada. Imagínenselo a la inversa. Imagínense que quienes dieran los besitos a los triunfadores, quienes se pasearan en  traje de baño o en 'shorts', o ceñiditos, quienes posaran poniendo morritos, fueran chicos lozanos y de buen ver. ¿Quedaría un poco rídiculo y hortera? Sí. Quedaría de fiesta de la espuma de Sitges que es vocacional y orgullosamente kitsch, ridícula y hortera.

BESOS EN EL PODIO

Así que señores del ciclismo, si ustedes quieren que les veamos como unos gañanes de tercera regional, sigan así que van muy bien. Si quieren que les veamos como gente seria, concienciada, consciente,  hagan caso al ciclista vasco Mikel Landa: "Las azafatas en los podios sobran. Es como tratarlas como objetos, las infravaloramos"

O a León Bignell, el ministro de Deportes australiano, con cuyas palabras cierro: "Nuestro Gobierno no debe destinar un presupuesto para ayudar a las chicas jóvenes que sufren por los problemas de imagen de su cuerpo al mismo tiempo que está financiando que haya chicas como azafatas. Lo que realmente queremos es inspirar a las chicas jóvenes para que estén en las carreras como mecánicas o como ingenieros".

0 Comentarios
cargando