Ir a contenido

La ficción como metáfora de la realidad

Jude Law, como Pío XIII, y Diane Keaton, como Sor María, en una escena de ’The young Pope’.

Inalcanzables como estrellas del rock

Toni Aira

A lo ancho del planeta, líderes políticos se erigen en revulsivo desde lo que entendemos como retro

Es fan del director de cine Stanley Kubrick, del grafitero Banksy, del grupo de música electrónica Daft Punk, y considera que J.D. Salinger es el escritor más importante de los últimos 20 años. De ellos admira un hilo rojo e invisible que los conecta: todos se ocultan. Es Papa, es joven, es protagonista de una nueva serie sensación de la cadena HBO, 'The young Pope', lo interpreta el atractivo actor Jude Law, y defiende que hoy en día, para sobrevivir, un líder tiene que hacerse tan inalcanzable como una estrella de rock. Y eso no quiere decir que no cuide su imagen, sino que pretende resguardarla, como su poder, que por cierto ejerce como presumimos que lo hará Donald Trump y como ya lo perpetran el ruso Vladímir Putin o el filipino Rodrigo Duterte, y en absoluto como el bueno del papa Francisco. Porque a este Pío XIII le dan igual los consensos. No teme perderlos. Es un líder de esos de blanco o negro, de conmigo o contra mí, que están triunfando más allá de la pequeña y de la gran pantalla. Esos líderes que suenan excesivos a todas luces pero que conectan con amplias capas de la población porque, en realidad, con lo que conectan es con ese narciso que todos llevamos dentro.

En blanco y negro también era aquel filme 'El gran dictador' que esta serie homenajea con los tics de su protagonista. Con eso y con un gran e iluminado globo terráqueo en su despacho vaticano, que recuerda mucho al del célebre baile de Charles Chaplin en la mítica película. Pero esto, como lo anterior, no es un 'spoiler' de la serie. No avanza nada que no se vea desde el minuto uno, de la mano de un personaje que se hace amar y odiar, admirar y detestar, como aquel Frank Underwood de la serie 'House of cards'. Desconcierta y atrapa, este huracán que amenaza con una revolución, y no precisamente a lo progre. Y aquí otro 'link' con líderes políticos emergentes de punta a punta del planeta: se erigen en revulsivo desde lo que clásicamente hemos descrito como retro, con la promesa de volver al paraíso perdido.

DEMASIADO VISTO

Avanza a ritmo de rock, mira a cámara y guiña el ojo al respetable con sonrisa traviesa. Puede ser sentimental e intenso, pero se quiere inaccesible y misterioso porque considera que en los tiempos que corren esta es la única manera de ser deseable. Lo tenemos todo demasiado visto. Por tanto, nos viene a decir, le valoramos y respetamos demasiado poco. Como a los políticos de toda la vida, vaya.

Saber callar en medio del ruido al que estamos sometidos puede llegar a ser un factor de atracción

El joven Papa de esta serie creada por Paolo Sorrentino (director de la gran película 'Il Divo') considera que la ausencia es presencia, y que este es el fundamento del misterio. ¿El misterio como estrategia de márketing o como asunto serio? Sea como fuere, saber callar en medio del ruido constante al que todos estamos sometidos llama la atención y puede llegar a ser factor de atracción. Y como al final a todo se acostumbra el hombre, hasta puede ser una manera de mirar de domesticar a unos medios de comunicación demasiado acomodados a tener los protagonistas del poder a mano. Eso a algunos les está dando resultado, y si no miren a Mariano Rajoy.