Ir a contenido

Al contrataque

Los brazos y los ojos

Ana Pastor

La gente de Proactiva vuelve a ser en el Mediteraneo nuestros ojos pero también los brazos de un continente que necesita rescatar su dignidad

Es la segunda Navidad allí. Hace un año la tradicional cena familiar les pilló a siete grados bajo cero navegando. Cientos de personas les esperaban. Les necesitaban. Cientos de personas sobrevivieron porque en aquellos días festivos (también antes y después) no dejaron de hacer su trabajo. Hablo de la isla de Lesbos, en Grecia, cercana a la costa de Turquía. Y hablo del equipo de Proactiva Open Arms que, de nuevo, este año pasará la Navidad rescatando gente. Siguen en el hostal de nombre To Kyma que ya apareció en esta misma columna hace un año. To Kyma (la ola, en griego) un lugar para la esperanza que permite creer en el ser humano.

Los trabajadores de esa oenegé catalana saben que cuando entran en la organización les puede tocar trabajar en cualquier fecha y ahí radica su compromiso con lo que hacen. Van. Punto. Rescatan gente. Punto. (Y además no le conceden importancia a su valentía). El cambio de Turquía y el acuerdo con la Unión Europea hace que este año estén llegando menos refugiados por esa ruta concreta. Pero siguen haciéndolo. Y allí siguen ellos para salvar vidas.

En este mismo mes han salvado la vida a casi 300 personas. Hablo con Gerard, uno de los rescatadores. Se emociona al recordar todo lo que han conseguido desde que llegaron a Lesbos hace 15 meses. Llegaron con sus trajes de socorristas y un par de motos acuáticas. Ahora tienen varias embarcaciones y sobre todo cuentan en el operativo con 'Astral', el barco que todos conocimos gracias al documental del equipo de 'Salvados' y 'Jordi Évole'.

LA INCREÍBLE ACUSACIÓN DE FRONTEX

Hace unos días a través del diario 'Financial Times' la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costa (Frontex) lanzaba una acusación muy grave. Afirmaba que las oenegés que trabajan en la zona están colaborando con las mafias. Las mismas mafias que envían a la gente al mar... a una muerte casi segura y que solo están evitando las organizaciones humanitarias.

Es increíble que Frontex diga eso cuando Proactiva está haciendo el trabajo que debería hacer la Unión Europea. Con menos medios, desde luego con menos presupuesto y con mucha más efectividad. Quizá lo que está buscando la agencia europea es expulsar a las oenegés y que así dejemos de ver y sentir lo que sigue ocurriendo con los refugiados en esa zona. Seguirán llegando. Y si no está Proactiva morirán muchos más aún.

Es casi Navidad. Y Gerard, Òscar, el alma de Proactiva, y el resto del equipo seguirán allí estos días como hace un año. Esta Navidad, de nuevo, este grupo de hombres y mujeres extraordinarios volverán a ser en el mar Mediteraneo nuestros ojos pero también los brazos de un continente que necesita rescatar su dignidad.

0 Comentarios
cargando