El tranvía y la línea recta

Si no se consigue un rápido acuerdo, el paso del tranvía por la Diagonal se verá truncado

2
Se lee en minutos
Un Trambaix circulando por la Diagonal.

Un Trambaix circulando por la Diagonal. / ACN / LAURA FIGULS

Recientemente este periódico recogía la noticia de discrepancias entre los socios municipales en el trazado del tranvía en el entorno de la plaza de les Glòries. Había dudas si cruzar la plaza en diagonal siguiendo un trazado rectilíneo o realizar un itinerario en 'L' pasando por delante del museo HUB.

A mi modo de ver la decisión es sencilla. Si el gobierno municipal planteó unir la plaza de Francesc Macià y la plaza de las Glòries a través de la Diagonal, al ser el trazado más corto y más lógico para conectar los dos tranvías existentes, el mismo razonamiento – a pequeña escala – puede ser utilizado para definir el trazado en la plaza de les Glòries, la línea recta es el mejor camino.

No obstante  -y para no ser simplistas– apuntaré otros argumentos a favor de esta solución.

El proyecto ganador de urbanización de la plaza de las Glòries, ya contemplaba un corredor libre siguiendo el trazado de la Diagonal para el paso del transporte público (tranvía)

La estación de metro en la plaza está construida en el lado mar de la misma, pero la salida (boca) lado norte de la estación permite una corta y fácil conexión con el tranvía sin necesidad de cruzar viales.

Giros de 90 grados en un trazado ferroviario son siempre una zona de incomodidad,( bandazos laterales a los viajeros) salvo que se tomen a bajísima velocidad,( en este caso se penaliza mucho el tiempo de viaje de las personas que van dentro de los tranvías)

EL TIEMPO, NO EL RECORRIDO 

Y como último argumento podemos señalar que seguramente los futuros tranvías circularán sin catenaria, eliminando el elemento más atípico ubicado en un parque urbano ( La convivencia entre peatones y tranvía existe en bastantes centros urbanos de ciudades europeas sin mayores problemas, siempre que existan elementos evidentes que indiquen la circulación de los tranvías)

Sin embargo, el problema del tranvía de la Diagonal no son los detalles de trazado sino el tiempo. El Ayuntamiento ya ha elaborado estudios que demuestran la idoneidad de un tranvía – básicamente en superficie- para conectar las dos plazas antes mencionadas. Ahora es necesario que se alcance una mayoría política que dé apoyo explícito al proyecto, fundamentalmente en tres temas: financiación, sección en la Diagonal central,  (por dónde pasarán el tranvía y las bicicletas, anchos de las aceras, ubicación de las hileras de arbolado y número de carriles de circulación) y calendario para la ejecución de las obras. Otros temas de detalle, ( que serán muchos) pueden tratarse en las mesas técnicas.

Noticias relacionadas

Si no se consigue en un plazo relativamente corto,(ya se ha consumido casi la mitad del mandato) este acuerdo político, seguramente veremos truncada la oportunidad de implantar el tranvía en la Diagonal, desaprovechando las ventajas medioambientales y de mejora general de la avenida que esta actuación supone.