Ir a contenido
Visita de los Reyes a la sede del Grupo Zeta, este lunes, donde fueron recibidos y acompañados por Antonio Asensio Mosbah.

DAVID CASTRO

40 años de progreso

José Luis Bonet

Antonio Asensio entendió las necesidades de la sociedad española y el papel fundamental de los medios de comunicación

España ha experimentado un progreso espectacular en los últimos 40 años. En el reinado del rey Juan Carlos, la Constitución de 1978 con nuestra plena incorporación al sistema democrático y al Estado de derecho y con una economía social de mercado garante del Estado de bienestar, así como la pertenencia a la UE y la apertura al mundo, han sido los pilares que han sostenido la prosperidad de España en este tiempo. En esa transformación han tenido mucho que ver los medios de comunicación y en particular el Grupo Zeta que nació en 1976 con la democracia recién estrenada.

Su fundador, Antonio Asensio, un empresario hecho a sí mismo, entendió las necesidades de la sociedad española y el papel fundamental que habían de jugar los medios de comunicación para afianzar el sistema democrático de libertades.'Interviú', la primera cabecera del grupo, testimonia singularmente las ansias de cambio y apertura tras 40 años de dictadura. Luego llegaron otras, como EL PERIÓDICO DE CATALUNYA o la revista Tiempo que han sido, en estas cuatro décadas, puntales de la libertad de expresión en España.

LA INTERNACIONALIZACIÓN EMPRESARIAL

En todos los ámbitos nuestro país ha dado un salto de gigante en este periodo. El largo ciclo expansivo de la economía española durante la primera década de este siglo, tuvo una vertiente claramente positiva, encarnada en la internacionalización empresarial, y otra negativa, basada en la especulación que alimentó la burbuja inmobiliaria. Mientras esta desencadenó una de las mayores recesiones de nuestra historia, la salida al exterior de las empresas ha sido parte fundamental de la recuperación del país y lo es para su futuro.

La recesión ha dejado profundas cicatrices sociales, en especial una inaceptable tasa de paro, pero también ha demostrado que los cimientos del sistema son sólidos y que nuestro Estado de bienestar, aún con recortes, ha resistido razonablemente.

Por ese motivo, debemos ser optimistas cara al futuro. Si logramos mejorar la competitividad del tejido empresarial y lograr su plena incorporación al mercado global, en especial de las pymes, estaremos poniendo las bases para dar un nuevo salto de modernidad y progreso en la próxima década. Y todo ello preservando el sistema institucional que nos ha traído hasta aquí. Los principios básicos de la Constitución del 78 y la pertenencia a la UE son líneas rojas que debemos preservar para garantizar el bienestar del conjunto de los ciudadanos y asegurar sus buenas expectativas de futuro.

EL PAPEL DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

En ese sentido, el desafío soberanista, en el ámbito doméstico, y los movimientos antieuropeístas, en el externo, constituyen los principales desafíos a los que deberemos hacer frente en los próximos años.

Ante la magnitud de los retos planteados, en este momento, igual que hace 40 años, el papel de los medios es clave. Pese a la multiplicación de fuentes de información que ha traído la era digital, siguen siendo esenciales para ordenar y jerarquizar todos estos datos y ofrecer a los ciudadanos información rigurosa y veraz que les permita tomar sus decisiones de forma responsable. Estoy seguro de que el Grupo Zeta seguirá contribuyendo a la mejora de la calidad de nuestra democracia y, por ende, al bienestar de nuestros ciudadanos.