Ir a contenido

Alcohol y menores, nuevo intento

José Martínez Olmos

Con la futura Ley para la prevención de consumo de alcohol en menores habrá que comprobar si hay restricciones reales en la venta y la publicidad

Tras la exigencia que hice en nombre del PSOE la semana pasada, la Ministra de Sanidad ha aceptado elaborar una Ley para la prevención de consumo de alcohol en menores. Es una buena noticia tras conocerse trágicos casos que afectan a nuestros menores.

El consumo de alcohol entre los menores españoles es un grave problema de salud pública por su extensión y porque perjudica de manera irreversible su maduración neuronal y puede generar dependencia y otros daños en su salud; pero es también un grave problema para nuestra sociedad y es eso que requiere respuestas eficaces que impliquen los ámbitos educativos, familiares, sociales y normativos para ser eficaces en la prevención.

El consumo de bebidas alcohólicas es una práctica ampliamente extendida en la sociedad desde siempre y el acceso fácil a las mismas por parte de los menores se ha convertido en una realidad cada vez más presente. Las consecuencias potenciales en la salud de los mismos es un motivo más que suficiente para que nuestra sociedad se plantee abordar una respuesta adecuada y eficaz. Pero esta no es una cuestión solo de médicos y otros profesionales sanitarios. Es una cuestión que afecta al conjunto de la sociedad y a todos implica su correcto abordaje.

DEBATE SOCIAL

Con la futura tramitación de esta Ley se abre un debate social interesante en el que será importante comprobar si se incorporan restricciones reales a la venta y el consumo de alcohol y a cualquier producto que imite bebidas alcohólicas e incite al consumo a los menores. Si se restringe el patrocinio por parte de empresas y marcas de bebidas alcohólicas de eventos de masas como son las actividades deportivas, musicales a las que asisten menores o si se restringe la publicidad en los espacios físicos y horarios a los que son accesibles los menores en los medidos de comunicación social.

Se hace necesario un amplio debate social y un esfuerzo de participación y consenso para que la sociedad tenga garantías de éxito en el objetivo de evitar el consumo de alcohol en los menores superando los intereses corporativos que seguro van a surgir como ya lo hicieron en el caso de la fallida tramitación de una Ley similar que en el 2007 se impulsaba por el Gobierno de Zapatero.

Habrá que ver si Rajoy cambia de opinión ya que, teniendo en cuenta la posición que expresó en Ciudad Real en un mitin del PP en febrero del 2007 al grito del "Viva el vino" cuando se opuso al proyecto de Zapatero que acabo de citar, me permito dudar de la voluntad real del Gobierno para abordar seriamente este problema y espero a ver si excluye al vino de la acción de esta Ley.

Ojalá la Ministra de Sanidad sepa vencer las resistencias que con toda seguridad aparecerán en el camino que inicia con la tramitación de esta Ley y pueda hacer prevalecer los intereses de nuestros menores sobre otros intereses. 

0 Comentarios
cargando