tú y yo somos tres

Político mal dormido, político pésimo

1
Se lee en minutos

Echando unas cabezadas en el Congreso (’Zoom Cuarto Milenio’).

Nos ha advertido esta semana Iker Jiménez (Zoom Cuarto Milenio, Cuatro) que hay muchos políticos mal dormidos «que están tomando malas decisiones por falta de sueño». Y nos sacó una muestra de criaturas en el Congreso durmiendo a pierna suelta. Estamos de acuerdo, es tremendo. La falta de sueño genera en los diputados una modorra permanente, y así les sale la política, y lo que es peor, las leyes que aprueban. En cierta ocasión -años atrás, aquí se lo conté-, Camilo José Cela,en el Hotel Colón de Barcelona, me habló de don Silverio Lanza, pintoresco escritor de finales del XIX conocido como El virrey de Getafe. Me dijo que era un elemento que dormía siempre con una loncha de jamón sobre la mesilla de noche. Con este sistema, cuando se despertaba estaba más despierto que nadie. Su lucidez era prodigiosa. ¡Ah! Este programa de Iker deberían pasarlo a sus señorías inmediatamente. Un político mal dormido es un zombi peligroso. José Ignacio Wert se inventó la nefasta LOMCE porque no dormía bien. Como iba somnoliento, le salió una pesadilla en lugar de una ley de educación. O sea, reivindiquemos a Silverio Lanza inmediatamente. En la cesta navideña que el Congreso manda a los diputados, pongan este año lonjas de pernil pata negra. Evitaremos ver un hemiciclo dando cabezadas. Lo mínimo que se les puede pedir a sus señorías es que vengan dormidas de casa.

MERCADONA .- No sé exactamente qué pretendía Jordi Évole con su particular retrato de Mercadona (Salvados, La Sexta). Me da la sensación que él tampoco ha quedado satisfecho, excepción hecha de la audiencia conseguida, que ha sido fabulosa. El contraste del paraíso que dibujaban los directivos, con el infierno que denunció una trabajadora y un extrabajador, no ha resultado una confrontación sólida. Ni por un extremo, ni por el otro. Puestos a confrontar, confrontemos este Salvados con el que hizo tiempo atrás sobre otro imperio, el de Inditex, que ha dejado Galicia con un reguero de talleres arruinados porque de golpe se fueron a producir a Bangladesh. Ese sí fue luminoso. De Mercadona, la parte más interesante -elevable a categoría- ha sido la advertencia de los cultivadores: el reclamo agresivo de bajar precios acabará con los agricultores. Tome nota el omnipotente Juan Roig, que no aceptó reunirse con Évole; por cierto, esa sí hubiera sido una entrevista prodigiosa.