Ir a contenido

IDEAS

La emoción en la Era Emoji ;)

Miqui Otero

En 'La verdad sobre el caso Savolta', Eduardo Mendoza pone en boca de un personaje, que acaba de retratar a otro sin conocerlo apenas: "La naturaleza crea infinitos tipos humanos, pero el hombre solo ha inventado media docena de caretas".

Personajes históricos como NapoleónHitler, Chuck Norris o Miliki triunfaron empleando sólo una durante toda su vida. Otros, como los del PSUC que acabaron en el PP o como David Bowie, usaron alguna más. Un cretino que se niega a cambiar será coherente, pero también un cretino. Y alguien que muta demasiado puede hacerlo por arribismo, pero también por coherencia con su espíritu aventurero.

Bowie un día era alienígena y otro, cabaretero berlinés, así que sus fans se actualizaban más que los sistemas operativos de telefonía móvil. Ahora Apple ha lanzado un emoji con el rayo de su etapa 'Aladdin Sane', de lo que se deduce que la única forma de ser una 'rock star' es convertirte en ese Bowie (lo siento, Bono).

Sentimos como nos marca el móvil que sintamos y la gente posa para las fotos conviertiendo todo su cuerpo en un Emoji vivo

En la Era Emoji, hay tantas emociones como caritas te brinde tu teléfono: sonrisa atribulada con gota de sudor, enfado griposo, timidez quieres-una-Chiquilín. Sentimos como nos marca el móvil que sintamos y la gente posa para las fotos convirtiendo todo su cuerpo en Emoji vivo: dibujan corazón ahuecando manos, esbozan besito piñonero lateral o sacan lengua por comisura.

Recuerdo a un amigo que siempre se levantaba la camiseta para pinzarse el pezón cuando lo iban a fotografiar. A veces nos animaba a que se lo tocáramos nosotros y entonces parecíamos un cruce entre el cuadro del Louvre 'Gabrielle d’Estrées y su hermana' y C3PO arreglando las conexiones de R2D2 en un 'set' de porno amateur. En la Era Emoji, que de paso ha aniquilado la ironía (a ver quién escribe ahora un 'whatsapp' vacilón sin apostillarlo con un emoticono; yo siempre los uso), echo en falta a gente que pose como aquel amigo, sin ceñirse a la plantilla gestual. Porque de la anemia de nuestro lenguaje diezmado por estos simbolitos  y de la paleta que nos ofrecen para expresar nuestras emociones (y, por tanto, para sentirlas) depende la riqueza de nuestras relaciones. Quedamos avisados ;) 

Temas: Emoticonos

0 Comentarios
cargando