Ir a contenido

tú y yo somos tres

Marhuenda advirtió que podría ser ministro de lo que le dé la gana.

«¡Si quisiera, hoy sería ministro!»

Ferran Monegal

Están alcanzando un grado de perfección colosal. Sin lugar a dudas, La Sexta noche se ha instituido en el mejor show de debate político que tenemos en el telehipódromo estatal. La bárbara labor del polemista Inda, instituido en el Torquemada de Podemos, es muy espectacular, pero ahora mismo la pareja Sardà-Marhuenda es la quenos está proporcionando los momentos mas delirantes e impagables. Ayer mismo ocurrió un lance sensacional. Xavier Sardà es una criatura que, después de años de aprendizaje en Moros y cristianos y, sobre todo, en Crónicas marcianas, ha alcanzado un profundo conocimiento del arte de la provocación sobre la marcha. Lo sabe practicar con una maestría insuperable. Y esa noche, viendo que Paco Marhuenda se deshacía -como ya es habitual- en alabanzas a Rajoy y al PP, le lanzó este relicario. Le dijo: «No hace falta que hagas esta propaganda permanente. ¡Despierta Marhuenda! Ya se ha formado Gobierno y no te han nombrado ministro. ¡Lo siento!». ¡Ahh! Cuando  Sardà lanza el anzuelo, normalmente su caña de pescar se ve recompensada. En esta ocasión, la pesca fue monumental. En efecto, esta vez Marhuenda picó de manera fantástica. Abrió la boca, se tragó de golpe el gancho, el sedal y la caña, y exclamó casi fuera de sí: «Que te quede claro a partir de ahora, Sardà: si yo hubiera querido ser ministro, ¡hoy sería ministro! No tengas ninguna duda. ¡Ministro de lo que me hubiera dado la gana!». Y tras una breve pausa añadió: «¿O es que te crees que no tengo ningún mérito profesional, eh?». ¡Ahhhhhhh! En ese momento en casa escuchamos un sobrecogedor ¡patapam! Era nuestro canario flauta Papitu, que se había desplomado. Cayó redondo de su jaula. Totalmente conmocionado. En el plató, reinaba una conmoción similar. El presentador Iñaki López gritaba, excitado: «¡Es el titular de la noche! ¡Paco no es ministro porque no quiere!». Sardà, de pie, saboreando el momento, resaltaba: «¡Y, encima, ministro de lo que le dé la gana!». Y Eduardo Inda, que no pudo resistirse, apostilló desternillándose: «¡Rajoy a tu lado es un pelele, Paco!».

Hombre, yo estoy con Marhuenda. Su mérito es grande. La labor de agitprop que viene realizando es formidable. Aquí he escrito alguna vez que una estatua suya, en un parterre, frente a la sede del PP, sería un detalle de buen gusto. Pero hacerle ministro, y que escoja ministerio, sería una muestra de merecida justicia. Lo aplaudo. ¡Adelante!

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.