Ir a contenido

Editorial

La prescripción de los delitos de pederastia

Una investigación emprendida por este diario el pasado mes de febrero desveló la mayor trama de pedofilia escolar descubierta en España. Un total de 43 antiguos estudiantes de dos colegios maristas de Barcelona y otro de Badalona denunciaron haber sido víctimas durante décadas de graves abusos y agresiones sexuales por parte de 12 profesores y de un monitor. El escándalo desveló la falta de cumplimiento de los protocolos de defensa de los derechos del menor y el silencio inadmisible de la congregación religiosa implicada.

La frustración de las víctimas y de sus familiares aún habría de crecer al comprobar que debido a la antigüedad de la fecha en que se cometieron los delitos la justicia no podía actual contra los agresores al haber prescrito. El Código Penal establece que las faltas contra la libertad sexual con víctimas menores de edad prescriben a los 10,15 o 20 años a partir de su comisión y que los plazos empiezan a correr a partir de que la víctima cumple los 18 años. Periodos tan limitados tienen poca eficacia punitiva cuando se trata de personas que en la mayoría de los casos tardan mucho en cobrar conciencia de la dimensión criminal del abuso a que fueron sometidas y por lo tanto presentan la denuncia fuera de plazo. El Govern plantea ahora elevar de 18 a 30 años la edad de la víctima a partir de la que se cuenta la prescripción. Es una buena iniciativa, que reabre un debate que no debe cerrarse en falso para perseguir eficazmente a los depredadores sexuales.