Ir a contenido

pantallas

Los actores   Michael Sheen y Lizzy Caplan, protagonistas de la serie ’Masters of Sex’.

Maestros del sexo

Mikel Lejarza

Respirar es esencial para vivir, pero vivir es mucho más que respirar. William Masters fue un ginecólogo y profesor de la Facultad de Medicina de Washington que se hacía preguntas sobre qué ocurría en nuestro cuerpo durante el sexo en tiempos en los que todo lo relacionado con el asunto era secreto o inexistente. No había publicaciones, ni estudio alguno sobre la materia. Así que hace 62 años decidió acabar con ello y comenzó a investigar porque, como él mismo dijera, «parecía que los médicos prefiriesen el final feliz del nacimiento de bebés más que el indiscreto proceso que lo provocaba».

William Masters y Virginia Johnson son los abanderados de la revolución sexual de los años 60

Masters buscó una asistenta para sus estudios en los que participaban parejas, y tras observarlas y analizar diferentes datos, llegaba a conclusiones pioneras sobre los comportamientos sexuales de los humanos. Se encontró con Virginia Johnson, una aspirante a licenciarse en Sociología, divorciada y los desengaños hacía tiempo que le habían hecho diferenciar al sexo del amor. En principio sus tareas solo debían de ser administrativas, pero terminó como su principal colaboradora y coautora de los libros que les hicieron muy populares en los años 60, hasta convertirles en los abanderados de la revolución sexual que marcó aquella memorable década.

Demolieron mitos, acabaron con tabús enraizados en la sociedad, mejoraron la vida de muchas personas y contribuyeron a la aceptación de la homosexualidad. En 1971, Masters y Johnson se casaron y siguieron trabajando juntos hasta 1994, año en el que se divorciaron y finalizaron a su relación profesional y sentimental.

En el 2009, Thomas Maier publicó su libro 'La vida y los tiempos de William Masters y Virginia Johnson', la pareja que enseñó a América lo que es el amor. Basada en esta obra, Michelle Ashford desarrolló la serie 'Masters of Sex', estrenada en septiembre del 2013 y protagonizada por los extraordinarios Michael Sheen (Frost, Nixon) y Lizzy Caplan (Ahora me ves 2). Ha recibido elogios, nominaciones a premios y hasta buenas audiencias, sobre todo en su primera temporada. Ya va por la cuarta y sigue siendo uno de los productos más sólidos y recomendables de entre los muchos que ocupan nuestras pantallas.

'Masters of Sex' no es una serie para paladares fáciles. A ratos hay humor, pero en esencia es un drama duro.   

Pero no es serie para paladares fáciles. A ratos hay humor, pero en esencia es un drama duro, áspero, sin concesiones, en el que se muestran más almas vacías que cuerpos desnudos, más dolor que placer, más soledades compartidas que abrazos cariñosos. Sus protagonistas rara vez son felices, vivir les cuesta, buscan y no terminan por encontrar, porque nada les satisface por completo, pero no dejan de intentarlo una y otra vez. Son hermosos perdedores, que diría Leonard Cohen, pero logran vencer con mucho esfuerzo las mil dificultades que personas infinitamente más mediocres que ellos les van colocando en su camino. Y cuando lo hacen y triunfan, se dan cuenta de que sin embargo no ha servido de nada, porque continúan solos y no tienen más remedio que volver a empezar.

Serie adulta, porque habla de conflictos que solo pueden interesar a aquellos que además de respirar han vivido. No se equivoquen, no va de sexo, es sobre la vida.