INTANGIBLES

Brexit pinta mal para todos y peor para los británicos

2
Se lee en minutos

La primera ministra británica Theresa May empieza a dar pasos hacia el Brexit. Anunció que en marzo 2017 se presentará oficialmente la petición de salida de la UE. Y conforme el tiempo avanza, el personal en el Reino Unido se empieza a poner nervioso y cunde la preocupación.

Todos los días el Financial Times (FT) o The Economist, quizá las dos publicaciones más influyentes en el mundo económico, hablan del tema, y con tintes bastantes negativos. Pongo aquí algunos de los temas aparecidos sólo en la semana pasada:

La libra ha bajado un 16% respecto al euro y al dólar y está en su cotización más baja desde hace 30 años. Y esto se empieza a notar en la vida cotidiana. Tesco (especie de Mercadona del Reino Unido), ha dejado de comprar varios productos (mayonesa, patés, etc.) a Unilever porque salen caros. Los británicos amantes de estos productos se han quedado sin. El consorcio británico de comerciantes (British Retail Consortium) ha advertido que de consumarse el Brexit los precios al por menor de alimentos, ropa, etc.m subirían en torno a un 15%, y la carne un 25%.

Por no hablar de los casi un millón de británicos residentes (a tiempo parcial o completo) en España. Desde el Brexit todo les sale un 16% más caro; y para un pensionista un aumento de gasto del 16% pica… y podría ir a peor.

Los políticos también se ponen nerviosos y cunden las voces contrarias al Brexit dentro del partido Conservador, el partido valedor del Brexit. UK está ahora en medio de la polémica de si el Parlamento debe aprobar el Brexit o no antes de formular la petición a la UE.

Noticias relacionadas

Muchos británicos han albergado la esperanza de una salida suave (soft Brexit), con el argumento de que "la UE no se puede permitir romper con UK". De ocurrir así, los británicos tendrían muchas de las ventajas de estar en la UE (por ejemplo, el libre comercio) pero sin sus costes e inconvenientes. Sin embargo, esa esperanza se va desvaneciendo poco a poco. Ya vieron al día siguiente del referéndum que los anunciados ahorros de coste eran ilusorios o más claro, falsos. Ahora el FT publica que UK tendrá que pagar 20.000 millones de euros a la UE en caso de salida, que es la parte que le corresponde de la deuda de la Unión Europea.

Y sobre todo, la posición de la UE es cada vez más firme. Donald Tusk (presidente del Consejo Europeo que agrupa a los primeros ministros de cada país y es de los que influye) ha dicho: "La verdad brutal es que el Brexit será una pérdida para todos nosotros, no habrá galletas para nadie, solo sal y vinagre. Y si me preguntan si hay alguna alternativa a este escenario tan malo, me gustaría decir que sí la hay… en mi opinión la única alternativa real al Hard Brexit (salida dura) es el No Brexit …el Soft Brexit  es una pura especulación teórica".