Ir a contenido

tú y yo somos tres

Alejandro Sanz muestra la sortija de la que no se separa (’La voz’, Tele 5).

El anillo de la suerte de Sanz

Ferran Monegal

De los concursantes de 'La voz' (T-5) en casa nos gustan todos. Son criaturas que se acercan a la tele para poder dedicarse a la música, a cantar. Uno de los aspirantes de ayer, José María, cuando le preguntaron cómo se gana la vida contestó: «Soy mozo de almacén. Trajino palés todo el día arriba y abajo». Y resulta que toca la guitarra y canta con un virtuosismo excepcional. Hombre, que la tele le brinde una plataforma para mostrar sus cualidades es una de las cosas más limpias y honestas que puede extraerse del mundo televisivo. Aunque luego resulte que las propias cadenas, en general, apenas dediquen espacio a la música y a los cantantes. Para cubrir las apariencias, colocan actuaciones y recitales enlatados cada noche, entre las tres y las cinco de la madrugada. Un horario ideal. Pero vayamos hoy a lo positivo: al menos T-5 no ha transformado 'La voz' en la variante zambomba de 'Mujeres y hombres y viceversa'. Eso hay que agradecérselo de verdad. El papel del jurado (Alejandro Sanz, Malú, Melendi Manuel Carrasco) es muy respetuoso. Extreman el cariño hacia los concursantes. Y nos cuentan curiosidades. Esta semana hablaron de amuletos. Decía Sanz: «Traen suerte, está comprobado». Y enseñó el anillo que le hizo un platero cordobés, y que nunca se lo quita. ¡Ah! Los objetos fetiche en el mundo de los cantantes es legendario. El gran tenor Enrico Caruso, fumador empedernido, nunca salía a cantar si no llevaba encima una pitillera llena de tabaco. Aunque en escena no podía fumar, sentir los cigarrillos en el bolsillo le reconfortaba. Y recuerdo que la propia Malú, una noche, en 'La voz 3' (2015), desveló: «Antes de cada actuación importante, en el camerino me quito el tanga y lo lavo». Es una costumbre limpia, inofensiva y simpática. Siendo prenda tan minúscula, tiene la ventaja que se seca en un pispás.

ÉVOLE .- A la espera de su 'docu-verité' sobre el barco salvador de tantos emigrantes en el Mediterráneo ('Astral'), que veremos el domingo en 'Salvados' (La Sexta), resaltemos una pincelada irónica y punzante que Jordi Évole ha lanzado en 'El hormiguero'. Después de una completa y lúcida reflexión sobre el PSOE, advirtiendo «A Pedro Sánchez le han hecho una guarrada. Le han hecho un 'Gran hermano' ¡Quién me pone la pierna encima!», se detuvo un momento, pensativo, y exclamó: «¡Vaya! Para ser de La Sexta llevo demasiado rato hablando bien de Sánchez». ¡Ah! Ferreras quizá se habrá emocionado.