Ir a contenido

La rueda

Los imposibles de la política española

Enric Marín

La oposición frontal al derecho a decidir de los catalanes es lo único que une a las fuerzas constitucionalistas

El último barómetro del CIS muestra una cierta estabilidad de las expectativas electorales en Catalunya y España. En Catalunya se refuerza ERC y en España se constata que no hay gobierno alternativo al PP y C's que no pase por un pacto imposible entre las izquierdas españolas y el independentismo catalán. Las fórmulas imaginables de gobernación siempre suponen algún acuerdo asimétrico entre las fuerzas dinásticas autodenominadas constitucionalistas. Aunque es insuficiente, coinciden en un punto: oposición al derecho a decidir de los catalanes.

Ignorando que la sentencia del TC sobre el Estatut supuso la liquidación del pacto constitucional del 78 en Catalunya, periodistas e intelectuales próximos a C's y PP vuelven a especular con la aplicación del artículo 155 de la Constitución como paso previo a una eventual negociación política. Primero, dicen, orden constitucional con mano de hierro y guante de satén, después ya hablaremos... Emulando el lerrouxismo del ciclo republicano, quien más entusiasmo muestra es Albert Rivera. Ninguna sorpresa. Hubiera sido demasiado ingenuo esperar nada diferente del 'Podemos de derechas' anhelado por algún gestor bancario catalán.

Condicionado por las bravuconades del nacionalismo español, el PSOE está inmovilizado entre el suicidio del abrazo del oso del PP y el tabú de la negociación política con podemistas e independentistas. Sánchez encarna la impotencia de las izquierdas españolas y el agotamiento político del régimen surgido de los caducados pactos del 78. Para el PSOE, el acuerdo con el PP solo tendría sentido como un pacto de Estado que diera respuesta real a la cuestión territorial y a la crisis institucional. Un nuevo pacto constitucional inalcanzable por el socialismo meridional e inimaginable para PP y C's. Un pacto también imposible.

0 Comentarios
cargando