Ir a contenido

Al contrataque

Quiero ser como tú, José María

Xavier Sardà

El 'informe Chilcot' dice que la coalición internacional invadió Irak «antes de agotar todas las opciones pacíficas para el desarme» y deja claro que la invasión se basó en «débiles análisis de inteligencia». El informe asegura también que «no se lograron los objetivos que se habían anunciado previamente a la invasión». Nada nuevo.

Yo quiero ser como tú, José María, que vives tranquilamente y sin pueriles sentimientos de culpabilidad. Yo quiero ser como tú, José María, para quien dar explicaciones supone flaqueza y fragilidad. Yo quiero ser como tú, que crees que el arrepentimiento y mirar hacia el pasado no sirve de nada, porque no borra lo sucedido.

Hay muchos beatíficos moralistas sobrantes que piensan que nunca es tarde para la contrición, y consideran que mirar atrás es una gran oportunidad para aprender de los errores. Puro desfallecimiento argumental de progres especulativos. Yo quiero ser como tú, José María, que eres claro, diáfano y monolítico.

Yo quiero ser como tú y no como tus amigos Tony Blair y George W. Bush, que últimamente han dado muestras de angustia y debilidad. De hecho, los tres fuisteis manipulados por el necio integrista religioso Donald Rumsfeld y su 'troupe' de iluminados. Fuisteis a la guerra muy decididos pero pésimamente informados. Una guerra al tuntún. Eso ya se sabe. Pero tú eres el único que mantiene el tipo. Memorable.

Quiero ser como tú, que vives tu propia existencia con férreas convicciones políticas y religiosas. Eres además un admirable hombre de negocios que ahora no tiene mucho tiempo para perder en reflexiones sobre viejas guerras santas.

PRINCIPIOS Y VALORES

Hay países desagradecidos. Hay países a los que se libera de su dictador a fuego y sangre, y luego no saben organizarse democráticamente. No solo no lo agradecen, José María, sino que además algunos se suman al Daesh. Los exmilitares iraquís despedidos se han alistado a la mayor amenaza terrorista internacional.

Luego vino lo de Atocha y culpar a ETA. Hay quien no se cree que tienes el convencimiento íntimo de que la guerra de Irak ha contribuido a luchar eficazmente contra el terrorismo. Cada uno tiene sus principios y valores en función de su formación, experiencia y cuna.

Otra cosa, pocos te entienden cuando aconsejas con la mejor intención lo que debe hacer la gente de tu partido, sus votantes y el país entero. ¿Quién mejor que un empresario de éxito para sugerir, recomendar, asesorar y exhortar?

Ahora todo el mundo pide abstenciones para que haya gobierno. Te parece bien, ¿no? Claro que a lo mejor en esa intimidad tuya tan catalana, piensas que tu hijo político putativo Mariano no merece tanta suerte y debería marcharse a casita. Quiero ser como tú.

0 Comentarios
cargando