Ir a contenido

CARTA A LOS CANDIDATOS

Carta al candidato a Rey Mago

Manel Esteller

Proteja el Estado de bienestar, lo que se haya perdido del mismo, por favor, recupérelo

A la amable atención del candidato/candidata,

Me han pedido que le escriba unas líneas explicando lo que espero de usted y cuáles deberían ser las prioridades del nuevo Gobierno. Tarea pesada, sin duda, pero uno siempre ha sido un poco imprudente y así me atrevo a escribirle. Deseo que esta carta no le distraiga demasiado de su periplo de mítines electorales en lugares donde, tal vez, no volverá hasta la próxima campaña. Si quiere que el mensaje le haga llegar a su community manager, solo tiene que decírmelo.

Mi lista para el candidato a Rey Mago es la siguiente:

1. Proteja el Estado del bienestar. Lo que se haya perdido del mismo, por favor, recupérelo. ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que mantengamos una sanidad universal y de calidad. Quiere decir que todos los profesionales de la salud vean recompensado su esfuerzo. Quiere decir que las listas de espera se acorten. Quiere decir que los pacientes siempre puedan acceder a los tratamientos de nueva generación. Quiere decir que no se repitan los problemas que tuvieron los enfermos de hepatitis C para acceder a nuevos medicamentos por motivos económicos. Lo mismo para la enseñanza y la educación. Quiere decir que los buenos maestros y docentes estén bien pagados. Quiere decir incrementar las becas para los buenos estudiantes. Quiere decir que no se pierda ni un solo talento joven por falta de dinero a su familia. De forma idéntica debería apoyar a grupos de población especialmente vulnerables, como los niños, los ancianos y las personas con alguna minusvalía o discapacidad. Doten de una vez con dinero la ley de la dependencia. Ni un hogar con pobreza energética ni un niño o abuelo con hambre en nuestro país. Así debería ser el Estado del bienestar que dibujaron hace décadas.


2. Luche contra las ingenierías financieras que hacen que el coste de mantener el Estado recaiga en los asalariados. No puede ser que la gente con un sueldo pague por otros con ingresos que no vienen de su trabajo directo. Apruebe ya una ley de mecenazgo que recompense fiscalmente aquellos que quieren invertir en ciencia, educación o cultura. Diversifique nuestras fuentes de riqueza: ni el negocio de la construcción ni el del turismo por sí solos pueden ser motores de una economía fuerte y estable. Añada la innovación y la transferencia tecnológica entre otras apuestas de crecimiento económico.

Mantengamos una sanidad universal y de calidad, doten con dinero la ley de la dependencia, ni un hogar con pobreza energética. Así debería ser el Estado del bienestar

3. Sea generoso. No estamos solos en el mundo. Al igual que México y otros países fueron generosos con los exiliados republicanos, seámoslo nosotros con los refugiados. Rejuvenezcamos nuestra sociedad y enriquezcámonos con los recién llegados como hemos hecho en nuestro pasado.

4. Y finalmente, escuche a Catalunya. Hay una inmensa mayoría de catalanes que quiere decidir su futuro democráticamente. Quieren que se les pregunte directamente qué quieren ser. Así lo han hecho Estados plenamente establecidos y respetados como el Reino Unido y Canadá. Intente imitar estos buenos modelos.

Me despido muy cordialmente deseando que esta carta le haya despertado el interés y se acuerde de ella si los votantes le dan su confianza en las próximas elecciones.

*Médico. Institut d’Investigacions Biomèdiques de Bellvitge

0 Comentarios
cargando