Vengo, y no sé a qué vengo

2
Se lee en minutos

Dicen que en las casas de apuestas de Londres, la canción de España-TVE se pagaba bien si adivinabas a cuánto quedaría empezando por la cola. Hombre, tiene su fundamento. Esto de Eurovisión cada año es una pequeña tragedia. No es un problema de intérprete: Barei es una cantante estupenda. Es un problema de tema, de composición. Visto lo que viene ocurriendo desde hace tiempo yo hubiera contratado a un arreglista para que hiciera una versión moderna de aquel pasaje de la zarzuela 'La del manojo de rosas' que dice "Hace tiempo que vengo al taller / y no sé a qué vengo". Quizá hubiera sido un éxito. Dicen los expertos que Eurovisión cultiva desde hace unos años una estética gay muy potente. A mí me parece que Eurovisión tiende cada vez más al 'kindergarten'. Es como un gran 'Club Super 3' musical y transeuropeo. Si pusieran a Pablo Motos y a Jorge Salvador -los héroes del programa infantil 'El hormiguero'- al frente, conseguirían una espuma mucho más espectacular que la que hemos visto en Estocolmo. El premio a la niña más naíf del festival en casa se lo hemos dado a la representante de Alemania, Jamie-Lee. Se presentó vestida de conductora del trineo de Santa Claus. Llevaba un gorrito muy simpático, quizá comprado en algún bazar chino de Hannóver, que en su parte superior simulaba unos cuernos de reno. Estaba muy graciosa. Quedó exactamente en última posición. De cualquier forma lo más terrorífico es lo que emite luego TVE-1 con el título 'Objetivo Eurovisión'. Es un programita que hacen después -por fortuna cada año más corto- que quiere ser una especie de fin de fiesta. Como pueden comprender, de fiesta, poca. Lo suele presentar Anne Igartiburu con ejemplar obediencia. Tiene que ir llenando el programa como sea, y que no parezca un funeral. Nos hace sufrir enormemente.

EN 'CUÉNTAME' SE INVENTAN ATENTADOS .- Hubo un tiempo en que la familia Alcántara era protagonista de los sucesos reales que ocurrieron en España. La dimisión de Suárez, el atentado a Carrero, el incendio de Alcalá 20... Era la singularidad, interesantísima, de 'Cuéntame' (TVE-1). Ahora escenifican atentados que nunca existieron. Esta semana se han inventado el crimen de un general del ejército. Una bomba lapa en su coche mientra circulaba por Madrid. Están en noviembre de 1984. Ese año, y ese mes, hubo tres atentados: dos en Irún y uno en Cestona. Ninguno en Madrid.