Ir a contenido
Atena Farghadani (izquierda) y su madre, el pasado martes, tras dejar la caricaturista iraní la cárcel. 

Atena

Ana Pastor

La ilustradora iraní ha estado un año en la cárcel por un caricatura de un grupo de políticos mitad hombres, mitad animales

Parece la misma a pesar de todo. Estos terribles últimos meses no han cambiado demasiado su rostro. Sonríe a la cámara y hace el gesto de la victoria con los dedos de una mano mientras sostiene con la otra un ramo de flores. Un mechón de pelo negro azabache cruza su frente y escapa del velo de color rojo. Atena acaba de salir de la cárcel hace unos minutos cuando se toma esa fotografía. Acaba de abrazar a su familia. La primera vez después de todo. Atena es iraní, tiene 29 años y es ilustradora. Fue condenada a 12 años de cárcel por una maravillosa caricatura en la que dibujó a un grupo de políticos mitad hombres, mitad animales. Una absurda ofensa para los tribunales de ese país, que consideran que su trabajo «insulta a miembros del Parlamento por medio de pinturas», «difunde propaganda contra el sistema», «insulta al presidente» e «insulta al líder supremo de Irán». Un delito inasumible para un país donde la libertad tiene un precio.

«Prueba de virginidad forzosa»

Atena finalmente ha cumplido 12 meses en la cárcel de Evin. Ha salido esta semana tras una decisión muy celebrada por las organizaciones pro derechos humanos, que han peleado mucho por su caso. Pero no se sabe qué puede ocurrir con ella a partir de ahora. Según Amnistía Internacional, durante este tiempo ha sido sometida en prisión a todo tipo de vejaciones. Asegura esta organización que incluso ha sufrido la llamada «prueba de virginidad forzosa». No voy a entrar en detalles de una práctica tan brutal y humillante para una mujer. Las autoridades carcelarias dicen que es la manera de demostrar que no ha sufrido abusos dentro del recinto. Amnistía recuerda que es una violación clara de los derechos humanos. Poco antes de someterla a semejante barbaridad, Atena y su abogado fueron acusados formalmente de mantener «relaciones sexuales ilícitas no constitutivas de adulterio» por estrecharse la mano al comenzar la reunión en la que preparaban el recurso de apelación a su condena. Ambos fueron absueltos después porque un tribunal consideró que el gesto está prohibido pero no buscaron placer sexual.

Afortunadamente, Atena ya está en casa. En las redes sociales quedan las otras fotografías de su nueva vida. Las que se ha hecho con su familia, sus padres, sus amigos...Todos con el mismo gesto. Todos desafiantes con la señal de la victoria en los dedos. Y con ellos otros parientes de activistas que siguen en prisión por sus obras de arte, sus libros, sus fotografías, etcétera. Atena salió de la cárcel el día internacional en favor de la libertad de prensa. Ironías del destino, teniendo en cuenta que en Irán, como en otros países, ser valiente te cuesta algo más que tu puesto.

Temas: Irán Cómic

0 Comentarios
cargando