Ir a contenido

LA RATIO

¿Quién tuvo interés en que existieran billetes de 500 eurosAlemania y no por razones aviesas sino por principio: si la nueva moneda iba a tener de referencia el marco, y dado que curiosamente la divisa alemana fue la única de convertibilidad fácil (un euro, dos marcos) había que mantener toda la serie de billetes alemanes. Entre ellos, el de 1.000 marcos (al cambio, 500 euros), todo un símbolo de la fortaleza de la moneda frente al mal recuerdo de la hiperinflación de los años 30 del siglo pasado.

Pero en España hubo otro recorrido. Primero, por peso: si al clásico cambio de un millón de pesetas en billetes de 1.000 se equiparaba a un kilo, de repente los españoles podían tener en un solo billete 80.000 pesetas. ¿Para comprar? No, para guardar en el máximo sentido de la palabra, es decir esconder dinero a Hacienda. Los bancos, encantados, mucho más valor en el mismo espacio de sus cajas blindadas. Hasta que en el 2006 España alcanzó su récord: 100 millones de billetes de 500 euros en circulación, el 25% del total europeo. Más fieles que los alemanes.Volúmenes: mil billetes de 500, 1,14 kilos, o sea que con un kilo de 500 euros se podía comprar un piso de 73 millones de pesetas. Calcule cada uno la proporción de dinero oculto acumulado en 14 años.         

0 Comentarios
cargando