Análisis

La opaca seguridad viaria

Algunas de las últimas medidas anunciadas por la DGT suponen un cambio mínimo pero necesario para frenar la siniestrabilidad

2
Se lee en minutos

Hace tiempo que la P(A)T (Asociación de Prevención de Accidentes de Tráfico) avisa de que las prioridades en nuestra sociedad han cambiado y que el debate sobre la seguridad en la movilidad es bastante menos intensivo. La movilidad comprende actividades como conducir y caminar en nuestro entorno y en nuestro continente. Contamos víctimas mortales por todas partes. Vamos arriba y abajo con el ábaco para sumar cifras sin voluntad de actuar y poner medios para reducir el goteo de vidas perdidas.

Hemos llegado a ser inmunes ante el horror. ¿Dónde está el clamor hacia nuestros líderes para pedir una actuación humana? ¿Qué hacen los dirigentes para demostrar suficiente humanidad? En Catalunya hace meses que se ha reanudado el diálogo con los ciudadanos. Basta de víctimas en nuestras calles y carreteras. Queremos abrir los brazos a los refugiados, estamos hartos de violencia absurda entre los ciudadanos del mundo. Desde otras partes del país nos llega poco eco de este debate. A veces parece que se practica la conducta del avestruz. Mejor quedarse mudo que hablar de los graves problemas sociales.

Hace años que en el Eix Transversal de Catalunya la Direcció de Carreteres de la Generalitat ha aplicado la medida de prolongar las prohibiciones de adelantamiento ante la suma de colisiones frontales. Hace tiempo que la P(A)T ha pedido medidas en este sentido. Se han empezado a construir tramos de tipo 1+1 y 1+2, los tramos sin posibilidad de avanzar. Se desarrolla el concepto de no poner en peligro a un ciudadano que se mueve por su carril.

LOS ADELANTAMIENTOS

Noticias relacionadas

Después de años de silencio del Ministerio de Fomento sobre tramos claramente negros en Catalunya, como la N-2 en dirección a Francia y la N-340 en el sur, se anuncia ahora que la DGT quiere extender las prohibiciones de adelantar en tramos de especial riesgo en las carreteras de España. ¿El Ministerio de Fomento está de acuerdo con esta medida? Esperamos que sí. También se anuncia la colocación de bandas rugosas para avisar a los conductores que están a punto de salir de la vía (por la derecha o la izquierda). Y la instalación de avisos luminosos en 'cruces negros' cuando un vehículo se acerca. Y una actuación inédita: detectores de peatones en algunos tramos con atropellos. Esto indica un cambio de criterio, un cambio mínimo pero necesario para llegar a una reducción notable de siniestros y víctimas.

Es una obligación de los responsables de la movilidad velar por la seguridad de los usuarios. Hemos aceptado, genéricamente, el concepto Visión Cero para el 2050: basta de muertes en la movilidad. Esta idea requiere -como indicó la P(A)T muchas veces- un cambio general en nuestra organización jurídica: reducir el riesgo en lo que los conductores están ejerciendo como un derecho. Queremos conductores responsables y seguros y seguridad para los demás usuarios de la vía pública. Teníamos un inicio de debate serio de este cambio hace diez años con la aprobación del carné por puntos. El debate se ha perdido y ya es hora de retomar una reflexión que la P(A)T no ha dejado de reclamar.