La evolución del comunismo chino

¿Es Xi Jinping un maoísta?

El regreso a las referencias del Gran Timonel son instrumentales, pero útiles para la cohesión

3
Se lee en minutos
MONRA

MONRA

Si uno atiende al sentido general de las reformas económicas en curso en China que apuntan a un mayor papel del mercado y a la reducción del sector público, es evidente que cualquier parecido con el maoísmo sería pura casualidad. No obstante, en otros órdenes cabrían matices. Desde sus inicios a finales del 2012, el mandato de Xi Jinping se ha caracterizado por un rearme ideológico que no duda en echar mano de conceptos asociados con el maoísmo. Una de sus primeras campañas fue la «línea de masas», consigna de clara ascendencia maoísta que Xi recuperó para tomar la iniciativa en la depuración del propio partido, resaltando y estrechando sus vínculos con la sociedad; otro tanto habría que decir de las referencias a la «lucha ideológica», expresión que rememora no pocos aspectos nefastos de los decenios de maoísmo que precedieron a la apertura. En todo el ámbito de la propaganda, la efectividad maoísta está cada vez más presente.

Xi no es Mao, aunque a veces da la impresión de querer emularlo multiplicando sus discursos y reflexiones, acompañados de una promoción inusual y que nos remite a épocas pasadas en las que la mera adulación era sustituida por el dictamen reflexivo y riguroso. Este desarrollo de los acontecimientos provoca no poca preocupación en China, dentro y fuera del PCCh. Como dice un viejo proverbio: mil aduladores no valen lo que un asesor honesto; no obstante, Xi parece preferir la exaltación incontestada a la búsqueda de la verdad en los hechos, como gustaba de referir el propio Mao. Las nuevas instrucciones dictadas para evitar toda crítica, el aumento del control general de los medios y la exacerbación de la infalibilidad del liderazgo ponen de manifiesto una sintomatología preocupante, visible en la delegación tibetana que participó en las recientes sesiones parlamentarias chinas, cuyos integrantes arribaron ataviados con escarapelas con la efigie de Xi Jinping.

TONO MORALIZANTE

El proceso de revitalización que vive el PCCh incluye referencias a documentos del Mao de la época revolucionaria, antecedentes, por otra parte, que se complementan con el recurso a los ejercicios de autocrítica, a veces pública, propios de aquel tiempo. El tono moralizante y virtuoso, propio del pensamiento tradicional, encuentra en el maoísmo un terreno fecundo. Las sesiones de estudio están a la orden del día pero la confusión es inevitable, planteando a los funcionarios otra disyuntiva no menos tradicional, la de obedecer abiertamente la ley y quebrantarla discretamente, como en China se hizo siempre. Tal proceder topa ahora con un presidente que hace gala de una inquina paralizante que agranda tendencias despóticas.

El maoísmo de Xi es instrumental, como lo es para el PCCh el recurso a aspectos del confucianismo. Lo que permite traer de nuevo a colación algunas manifestaciones del maoísmo es una severa vuelta de tuerca al adoctrinamiento interno que facilita el aislamiento de hipotéticas facciones rivales y su utilización como instrumento de dominio social. Paradójicamente, quien más se asocia internamente en la cúspide del PCCh con simpatías hacia el maoísmo (Liu Yunshan) se halla enfrentado al principal aliado de Xi en la máxima dirección (Wang Qishan). Esto lleva a algunos a pensar si no será parte de una estrategia que alienta la exaltación del secretario general para facilitar después deshacerse de él.

COMUNISMO REFORMISTA

Noticias relacionadas

Cuando la reforma china atraviesa un periodo delicado que puede traducirse en una mayor inestabilidad social, las advertencias a los líderes territoriales de sanciones si no gestionan preventiva y adecuadamente la conflictividad emergente se complementan con invocaciones a la disciplina y a la recuperación de la épica revolucionaria de la que Mao es parte inexcusable.

Esto no debiera sorprendernos. Parafraseando a Edgar Snow (1941), los comunistas chinos son reformistas porque están en una fase que les exige esa condición, pero quienes piensan que eso les convierte en liberales se llevarán una desilusión. También, si el guion lo exige, quienes sepultaron el maoísmo encumbrarán a Mao. Otras similitudes en el proceder de Xi con el maoísmo apuntan a atribuidas maniobras para alterar el mecanismo de la toma de decisiones al máximo nivel reforzadas con una apuesta por la concentración del poder. La consideración como núcleo de su generación en un tiempo récord, que podría materializarse en el congreso que el PCCh debe celebrar a finales del año próximo, podría dejarle las manos libres para desatender los mandatos asociados a una institucionalidad exigible pero caduca (que reservaría a su antecesor Hu Jintao un papel significado en la elección del sucesor de Xi, por ejemplo), lo que sí señalaría una tendencia de fondo ciertamente inquietante. Toda una prueba de madurez para la sociedad china.