Ir a contenido

Al contrataque

Arnaldo Otegi y Jordi Évole.

Entrevistar a Otegi

Jordi Évole

Si a estas alturas un periodista no puede sentarse y preguntar a alguien como el dirigente vasco, apaga y vámonos

No es la primera vez que me pasa, pero no por eso dejo de alucinar. La cantidad de individuos que han opinado sin ver un solo minuto de la entrevista que le hemos hecho a Arnaldo Otegi. Y sin verla, han presupuesto que le íbamos a hacer un homenaje, o que íbamos a ignorar a las víctimas del terrorismo de ETA, o que no nos atreveríamos a sacar el tema de las torturas policiales. Ninguno de ellos ha esperado a ver la entrevista para comprobar como Otegi ha tenido que escuchar los mensajes que le han dirigido tanto Sara como Aitziber, hijas de los asesinados por ETA Fernando Buesa José Luis López de Lacalle. Palabras en ambos casos pronunciadas desde el dolor y la emoción contenida pero sin rencor, con una dignidad que solo puede despertar admiración.

Tampoco han esperado para comprobar como Otegi ha tenido que opinar sobre capítulos de la negrísima historia de ETA, como el atentado de Hipercor, el asesinato de Miguel Ángel Blanco o los coches bomba que lanzaban contra casas cuartel donde había niños, familias… y guardias civiles.

Tampoco han esperado a ver como un exconcejal del PP de Errenteria no tenía reparos en condenar las torturas (en algunos casos con resultado de muerte) que se produjeron en comisarías de Euskadi.

Y tampoco han esperado a observar como a pesar de tanto dolor, y sin necesidad de borrar el pasado, hay mucha gente que ha trabajado para llegar a la situación de paz actual y mira al futuro con ilusión.

Todos esos que han opinado sin ver son los que intentan amedrentarnos para que no nos salgamos del carril. De su carril. No os esforcéis. No lo vais a conseguir. Por más que os empeñéis, y por más que intentéis difamarnos, no dejaremos de abordar ningún tema por miedo a lo que vayáis a decir de nosotros. Y evidentemente, muchas veces nos equivocaremos. Pero sería mayor equivocación ceder ante los que hacéis del pensamiento único vuestra bandera.

RESPETAR Y SER RESPETADO

De Arnaldo Otegi se puede estar en las antípodas ideológicas. Pero eso no quita para que se le pueda hacer una entrevista. Algunos dicen que es intolerable. Yo respeto a quien descarta hacerlo. Solo pido lo mismo para los que sí queremos. Porque si a estas alturas un periodista no puede sentarse y preguntar a alguien como Arnaldo Otegi, apaga y vámonos. Y si estoy escribiendo esto en el año 2016, igual es que hemos ido para atrás en lo que a libertades se refiere. Los que hemos tenido la suerte de mamar el periodismo de gente como Martí Gómez, Vinader o Gabilondo, ya no tenemos remedio. Lo siento. Seguiremos haciendo este tipo de entrevistas. Le pese a quien le pese. Y si eso molesta a los que sin ver un solo minuto de entrevista ya tenían una opinión formada, pues mala suerte. No llegamos hasta aquí para gustar a todos. Es lo que hay.

0 Comentarios
cargando