02 abr 2020

Ir a contenido

La rueda

¿Qué campaña nos espera?

Carlos Elordi

La situación está estancada. Todos los partidos se limitan a defender sus intereses

La improvisación es el rasgo que domina la actuación de los partidos desde el 20 de diciembre. Prácticamente todas las iniciativas, sobre todo las de las mayores formaciones, han surgido sobre la marcha, no respondían a un plan previsto de antemano y, por tanto, tienen poco calado. Eso sugiere varias cosas inquietantes. Una, que nadie sabe muy bien qué hacer, por dónde tirar. Otra, que movimientos de tan poco fuste no han cambiado nada, que seguimos donde estábamos al principio. O puede que peor, porque en estos casi tres meses unos y otros se han propinado golpes que el tiempo no va a borrar así como así.

La situación está estancada. Ningún partido ha movido sus posiciones iniciales, todos siguen limitándose a defender sus intereses. Los resultados del 20-D, las grandes pérdidas del PP y del PSOE y la irrupción de Podemos y Ciudadanos obligaban a ir más allá de eso. No ha ocurrido. Ciertamente no con el pacto PSOE-Ciudadanos, que es un acuerdo cómodo, en el que ninguno de los firmantes pierde nada, y no el salto cualitativo con costes y renuncias que el nuevo panorama exige.

No hay indicio alguno de que algo de eso vaya a producirse de aquí al 2 de mayo, cuando habrá que convocar eleccionesRajoy quiere presidir cualquier coalición que implique al PP. Sánchez solo podría batirle si contara con Podemos, pero Iglesias pone condiciones imposibles para entrar en ese juego. A menos que se produzca un milagro imprevisible, habrá elecciones el 26 de junio.

Y entonces, ¿qué? ¿Qué salida van a proponer unos y otros en sus respectivas campañas electorales? A la gente le va a interesar muy poco lo que digan sus programas. Lo que quiere saber es con quién están dispuestos a coligarse para sacar al país del marasmo político y a cambio de qué. Pero, o cambian mucho las cosas o los partidos no sabrán cómo responder a eso.