04 abr 2020

Ir a contenido

La expansión de las nuevas tecnologías

El mercado de los 'smartphones'

Jaume Giné Daví

El ritmo de ventas se está moderando mientras se dispara la dura competencia entre las marcas

Barcelona ha vuelto a acoger el Mobile World Congress (MWC), la gran cita mundial del sector. Las grandes empresas han presentado sus últimas novedades de los productos industriales y los servicios ligados al móvil y sus accesorios. Los smartphones, teléfonos móviles inteligentes con acceso a internet, siguen siendo el centro neurálgico de un mercado que mueve miles de millones de dólares de negocio. Los fabricantes confían em vender, según Deloitte, otros 1.600 millones de móviles en el 2016 generando unos ingresos de 400.000 millones de dólares. Todos compiten innovando más y mejor para captar nuevos usuarios o fidelizar a los que consideran el móvil un instrumento imprescindible para favorecer sus relaciones económicas, sociales y personales.

Pero otras previsiones menos optimistas afirman que las ventas de unidades en el 2016 se incrementarán solo un 2,6%. El mercado de los smartphones, al igual que la economía mundial, también puede desacelerarse. En el 2015 se vendieron unos 1.400 millones, un 10% más que en el 2014 pero un crecimiento menor al de los años precedentes. Hoy, ocho de cada diez móviles ya son smartphones. En China, las ventas aumentaron un 2,5% sumando otros 434 millones de unidades. Y Samsung vio reducir sus beneficios un 18,5% y sus ingresos un 2,7%, en parte debido a la ralentización de la economía china.

BIPOLARIZACIÓN DE LAS VENTAS

El ritmo de ventas se modera mientras se dispara la dura competencia entre las marcas. Samsung y Apple copan el 22,7% y el 16,2% del mercado mundial. Pero la china Huawei ya se situó en el tercer lugar (7,4%), con unas ventas mundiales que crecieron un 40% en el 2015, superando las de LG, Lenovo y Xiaomi. Otras marcas como Sony, Blackberry y Nokia pierden fuelle y sus cuotas en el mercado son inferiores al 3%. El mercado presenta una cierta bipolarización de las ventas en los que compran un primer móvil barato y los que ansían disfrutar de los últimos modelos de gama alta más innovadores y caros. En cambio, las ventas de los que valen entre 200 y 500 dólares se frenan. Las tabletas se resienten porque los consumidores se inclinan por tener un PC y un smartphone. Se venden mejor las phablets que suman las funciones de teléfono y tableta.

Las marcas occidentales, surcoreanas y japonesas afrontan el fuerte empuje de las chinas que, con buenos productos a precios muy competitivos, aprovechan mejor el potencial de los mercados emergentes y en vías de desarrollo de Asia, América Latina y África. En el continente africano, que padece un alto déficit de infraestructuras básicas, los móviles impulsan la modernización creando oportunidades de negocio. Sudáfrica, Nigeria y Kenia son los tres principales mercados emergentes.

También destaca India, el tercer mercado mundial de smartphones, con una clase media de unos 300 millones de consumidores. Pero los indios, muy proteccionistas, se muestran reacios a la penetración comercial china. Samsung domina el 28,6% del mercado indio, seguido de Micromax (16,1) e Intex (10,2%). El número de usuarios on line, unos 400 millones en el 2015, alcanzarán los 600 millones cinco años después.

POTENCIALES COMPRADORES DEL PRIMER MÓVIL

La carrera por el mercado chino es especialmente frenética porque aún quedan millones de potenciales compradores de su primer móvil. Hoy está liderado por las surcoreanas Samsung y LG. Y es la gran apuesta de los iPhones de Apple. Pero las chinas Huawei, Lenovo y Xiaomi se abren paso indefectiblemente gracias a sus buenas redes de distribución en el vasto país. Destaca Huawei que vendió unos 108 millones de smartphones en 2015. Y empiezan a expandirse por Asia, Oriente Medio y otros continentes. Incluso intentan entrar en Corea del Sur donde Samsung y LG coparon el 87,9% de las ventas en el 2015. Y, desde Francia, Huawei abordará el mercado interior europeo. Los conglomerados públicos y privados chinos cuentan con el apoyo político y financiero del Gobierno chino.

Google representa las dos terceras partes del mercado mundial de buscadores en internet, seguido por Microsoft y Baidu. Pero Baidu cuenta con el 70% del mercado chino que suma más de 600 millones de usuarios activos, casi la mitad de la población china. En la próxima década, seremos testigos de cómo los cuatro grandes líderes tecnológicos occidentales Google, Apple, Facebook y Amazon competirán directa y férreamente con las chinas Baidu, Huawei, Sina y Alibabá. Y cómo los grupos surcoreanos y japoneses verán disminuir rápidamente en menos de cinco años el gap tecnológico que hasta ahora les daba ventaja competitiva sobre las competidoras chinas. A estas se le sumarán las marcas indias y de otros emergentes.