Ir a contenido

La rueda

El Estado contra el PP

Enric Marín

Esta larguísima campaña hasta las nuevas elecciones de junio ha tenido su momento marxista; pero de Groucho. Este prodigio se lo debemos al inefable ministro del Interior. El mismo que se dedica a condecorar símbolos religiosos. Ni Groucho lo habría podido superar. Aunque, bien mirado, todo ello tal vez es mas digno de la saga 'Torrente' de Santiago Segura. Dice el ministro de la 'ley mordaza' que no cree en casualidades. Y sugiere que la judicatura actúa selectivamente y con intencionalidad política contra el PP ... A nadie debería sorprender esta pecaminosa tentación de desconfianza institucional del ministro. Hay un dicho castellano que lo explica con precisión quirúrgica: piensa el ladrón que todos son de su condición.

Efectivamente, no hay casualidades. Lo que pasa es que la corrupción sistémica afecta preferentemente a las organizaciones políticas más acostumbradas a las relaciones promiscuas con el mundo económico y que más poder han gestionado. Y el partido que más poder ha acumulado desde el 'aznarato' es el PP. También ocurre que una judicatura intervenida por el Gobierno necesita hacer gestos que legitimen su posición y que recuerden su autonomía del poder ejecutivo.

Finalmente, el PP de Rajoy ya se ha convertido en incómodo para los poderes de Estado. En este contexto de crisis institucional parece menos arriesgado confiar en una nueva centralidad política en torno al PSOE y Ciudadanos. Pero esta apuesta centrista no es políticamente viable si no sale reforzada en unos nuevos comicios que certifiquen el fracaso definitivo de Rajoy y su equipo. Entre los muchos problemas de esta castiza solución de emergencia está el hecho de que no habilita al Estado a avanzar ni un milímetro en la gestión del conflicto con Catalunya. Mal asunto.

Temas: Gobierno PP

0 Comentarios
cargando