09 jul 2020

Ir a contenido

IDEAS

La distancia del periodista

Juan Villoro

La película 'Spotlight' reconstruye las investigaciones del 'Boston Globe' para descubrir abusos sexuales de sacerdotes a niños

No es fácil que la información se transforme en dramaturgia. Tal es el logro decisivo de la película 'Spotlight', dirigida por Thomas McCarthy, que reconstruye las investigaciones del 'Boston Globe' para descubrir los abusos sexuales de cerca de 90 sacerdotes católicos que afectaron a más de mil niños. Durante años, la jerarquía eclesiástica y los poderes fácticos de Boston habían logrado silenciar los hechos.

El legendario Marty Baron, que actualmente dirige el 'Washington Post', se hizo cargo del 'Globe' a fines de los años 90. Célebre por su incapacidad de relación social y su habilidad para descifrar la sociedad, este hombre de paradojas descubrió que no se le había dado seguimiento a un caso de abuso sexual. Baron pertenece a la comunidad judía y había trabajado en Miami y Nueva York: era un 'outsider'. Esto le brindó novedosa perspectiva para entender un asunto que sus colegas habían pasado por alto, no por falta de datos, sino por excesiva cercanía al tema.

La tensión de la trama proviene de la dificultad para ejercer el periodismo sin prejuicios. Baron asigna la investigación a Walter 'Robby' Robinson, quien pertenecía al sector social que no deseaba ser criticado. Responsable del equipo que publica reportajes especiales en la sección 'Spotlight' ('Reflector'), Robinson nació en Boston, en el seno de una familia de clase media alta, jamás se ha mudado de ahí y estudió en una escuela católica, justo frente a las oficinas del periódico. ¿Es posible abrir los ojos ante el horror más cercano? Las claves de Robinson están en la acera de enfrente, es decir, en su escuela: su propia infancia.

Años atrás la noticia había llegado a sus manos pero no supo entenderla. La película indaga un enigma externo (los delitos de los sacerdotes y su encubrimiento) y uno interno (lo que el periodista no vio en su día).

Sin acudir a las típicas subtramas de Hollywood para “humanizar a los personajes” (el previsible romance entre los protagonistas o el conflicto familiar que justifica las acciones), 'Spotlight' se ocupa de la peculiar aventura de obtener datos y entrega una lección moral: el periodismo depende de acercarse a los hechos, siempre y cuando no forme parte de ellos