31 may 2020

Ir a contenido

Al contrataque

El lunes, día de reflexión

Jordi Évole

Estoy mirando los resultados electorales y, la verdad, esto es un lío. Por eso propongo que las jornadas de reflexión se hagan los lunes, el día después de las elecciones. Eso de hacerlo el día antes, los sábados, igual ya ha quedado viejo. Y más si nos pasamos el sábado sumando berenjenas, fresas y naranjas que venían de un sondeo andorrano.

Creo que nadie ha conseguido lo que quería, excepto Ada Colau, la mujer con un instinto político que hace temblar al 'establishment' catalán, y que ha logrado -junto con la valentía de Pablo Iglesias- que más de cinco millones de españoles voten a favor del derecho a decidir de los catalanes.

Para los que pensaban que lo mejor era seguir con un PP gobernando a sus anchas, la caída ha sido impresionante. Aunque es evidente que es el único partido que ha ganado las elecciones. Para los que pensaban que el PSOE tenía una oportunidad de oro para ganar después de la corrupción y los recortes del PP, pues tampoco. Aunque hubiera podido ser peor, claro. Para los que pensaban que Podemos consumaría su remontada y superaría al PSOE, tampoco fue así. Aunque hay que reconocer que sus resultados son espectaculares teniendo en cuenta que es un partido que hace cuatro días ni existía. Y para los que pensaban que Ciudadanos sustituiría a Rajoy, pues nanay. Aunque también hay que admitir que sus resultados son más que dignos considerando que ha sido otro debutante en unas elecciones generales.

Por tanto, resulta que no ha pasado nada de lo que estos cuatro primeros clasificados pretendían obtener. Con la aparición de los emergentes, Podemos y Ciudadanos, ahora tenemos que seguir reflexionando.¿Cómo se encaja todo eso para que haya un Gobierno? Pues la cosa pinta difícil. Que nos lo pregunten a los catalanes, que tenemos experiencia en este tipo de galimatías. A ver si al final resultará que es tan ingobernable Catalunya como España. ¿Será que nos parecemos?

Todo el mundo dice que ha llegado la hora de los pactos. ¿De qué pactos hablamos? ¿Va a pactar el PP con el PSOE después de llamarse a la cara indecente (Sánchez a Rajoy) y ruin (Rajoy a Sánchez)? En vez de «en tu casa o en la mía», eso es «en tu cara o en la mía». Tampoco parece viable que el PSOE pacte con Podemos. ¿O es que Sánchez va a aceptar el referéndum que reclamaba Iglesias para Catalunya? No lo creo. Y si a mí me salen bien las cuentas, yo no veo que puedan hacerse más pactos a dos, con dos partidos, me refiero. El resto de acuerdos -a tres, a cuatro o más- también serían contra natura. O sea, en contra de las promesas electorales. Bueno, siempre queda la posibilidad de que los partidos se bajen los pantalones (no sería la primera vez que vemos sus vergüenzas). O que se convoquen nuevas elecciones. O incluso que vivamos sin Gobierno. En Bélgica ocurrió durante más de 500 días, y lo mejor de todo es que ¡bajó el paro! Eso me gusta. Voy a seguir reflexionando.