Análisis

Iglesias debe mojarse

1
Se lee en minutos

La irrupción con fuerza en las instituciones de nuevas formaciones políticas, como Podemos y Ciudadanos, supone un nuevo hito en la consolidación de la democracia española. Las elecciones del 20-D, junto con la constitución del Gobierno socialista de Felipe González en 1982 (poniendo fin a la Transición), la victoria del Partido Popular en 1996 (demostrando que la alternancia formaba parte de la normalidad), la constitución de un Gobierno tripartito en Catalunya en el 2003 (acabando con el reinado de Jordi Pujol) y la victoria de una candidatura independentista el pasado 27 de septiembre en Catalunya (demostrando que en España conviven visiones distintas), han marcado hasta hoy el desarrollo de nuestra democracia.

Noticias relacionadas

Incluso con un sistema electoral imperfecto, el pluripartidismo se instala con fuerza en las Cortes Generales. Podemos hace historia no solo porque en poco más de un año haya pasado de la nada a estar en el centro del debate, o porque por primera vez en España una fuerza con posibilidades de gobernar se haya comprometido a priorizar en su acción parlamentaria la convocatoria de un referéndum sobre la independencia en Catalunya. La formación que lidera Pablo Iglesias hace historia porque incorpora a miles de ciudadanos desa-pegados que convivían entre la abstención y el desdén institucional del 'No nos representan' a un sistema que ahora depende también de ellos.

Oportunidad

No obstante, en las próximas semanas, Podemos tendrá la oportunidad de demostrar si su presencia parlamentaria solo es útil de cara a consolidar el sistema surgido de la Transición (paradójicamente) o si tiene la voluntad (más allá de lo evidente) de iniciar una nueva etapa política y asumir los costes. Debe mojarse. Entramos en una legislatura en la que ningún partido tiene mayoría absoluta (y la investidura depende, por tanto, de los apoyos parlamentarios) y tres de los cuatro grandes partidos llevan una agenda reformista en sus programas. Podemos aterriza en el Parlamento y por ello deberá aprender a priorizar, descartar y acordar. ¿Perderá la oportunidad?