Ir a contenido

Barcelona, en el mapa literario mundial

En el marco de la red de las ciudades creativas, la UNESCO ha declarado a Barcelona ciudad literaria, un privilegio que en el mundo solo ostentan 11 ciudades más. Es el fruto de un proyecto liderado por el Institut de Cultura de l'Ajuntament (ICUB) con el apoyo decidido del Institut Ramon Llull, de la Institució de les Lletres Catalanes y del Consorci de Biblioteques, amén de más de 50 entidades que agrupan a los principales actores del sector, desde escritores a editores o traductores. Más allá de las cifras -40 bibliotecas públicas y más de 270 editoriales que facturan unos 1.200 millones al año, por ejemplo-, se ha valorado la vitalidad cultural. Desde el mercado del Llibre Vell de Sant Antoni (con más de 130 años de existencia) a la multitudinaria fiesta de Sant Jordi, pasando por los festivales de poesía, las emergentes propuestas contemporáneas, la rotundidad de la industria o la tradición libresca de la ciudad (desde Cervantes al «boom latinoamericano»), Barcelona se erige como capital de la cultura catalana y como urbe literaria de primer orden que ahora recibe un aval internacional de prestigio.

En esta época de crisis el espaldarazo de la UNESCO (que significará una mayor proyección y también un mayor compromiso: congresos, centros de reunión y discusión, intercambio con las otras ciudades creativas) implica una buena dosis de optimismo. También por un detalle que no debe pasar desapercibido: la colaboración institucional y privada sin hipotecas políticas.