Editorial

Madonna, la reina del pop, vuelve a BCN

1
Se lee en minutos

Hace 25 años, el 1 de agosto de 1990, la reina del pop aterrizó por primera vez en Barcelona. Madonna lo era en aquella época sin discusión y sin que se atisbara una heredera. A sus 57 años, vuelve por quinta vez a la capital catalana, con dos pases en el Sant Jordi (esta noche y mañana), lo hace en envidiable madurez y ya sí con una pléyade de artistas dispuestas a sucederla. Pero Madonna Louise Veronica Ciccone es, al estilo de los Rolling Stones, un icono atemporal de la música que defiende su reinado con uñas y dientes. El motivo de su 10ª gira es presentar el disco 'Rebel heart', pero no son sus nuevas canciones las que llaman la atención de su fans, sino esos clásicos que sus admiradores no se cansan de escuchar, su dimensión de gran estrella -con cifras mareantes en su historial y shows de gran formato- y una aplastante personalidad.

Madonna ha demostrado sobradamente ese carácter especial a lo largo de su carrera, por ejemplo cuando no dudó en desnudarse para el libro 'Sex' (1992), lo que desató por unas explícitas imágenes duras críticas entre los sectores más conservadores de EEUU. Pero esa personalidad también apareció horas después de los atentados de París cuando tuvo un emotivo recuerdo, el día siguiente, para las víctimas en su concierto de Estocolmo. La cantante explicó en la capital sueca que, aunque llegó a sopesar la suspensión de la gira como otros artistas de su país, siguió adelante para no ceder ante el terror. Un detalle más del genio de la gran reina del pop.