Ir a contenido

Fernando del Paso: un escritor omnívoro

Ricardo Baixeras

La obra literaria de Fernando del Paso marca un punto culminante en la trayectoria de la novela mexicana del siglo XX

Conceder el Cervantes a Fernando del Paso (México, 1935) significa entregar el premio a un escritor poliédrico cuya obra literaria marca un punto culminante en la trayectoria de la novela mexicana del siglo XX. Se ha dicho que su obra es densa, barroca, compleja y erudita y que obliga al lector a llevar a cabo un trabajo hercúleo con sus textos. Aunque se premia toda una trayectoria la de Del Paso está jalonada por tres hitos novelísticos a la altura de muy pocos escritores.

El primero de esos hitos se llama 'José Trigo' (1966), una novela deslumbrante. Es inconcebible que la inaugural obra narrativa de un escritor pueda ser semejante mamotreto de más de quinientas páginas plagada de experimentos lingüísticos, que cristaliza en una escritura caótica que fusiona tiempos narrativos y dimensiones temporales en las que entreteje simultáneamente historia, realidad y ficción para evocar un espacio clave de la cultura mexicana: Nonoalco-Tlatelolco. Novela total y totalizadora, 'José Trigo' mitifica la historia para convertirla en recuerdo colectivo. O lo que es lo mismo, cómo convertir la historia popular en épica y destino.

El segundo, 'Palinuro de México' (1977), espectáculo lingüístico carnavelesco, es apabullante y no solo desde la cima de sus más de setecientas páginas. El prisma desde el cual se sostiene esta novela es, como afirmó Rafael Conte, la medicina, porque Palinuro es un joven estudiante de medicina que en sus horas de asueto pinta, va de bares, filosofa con su erudito primo Walter, ama a su prima Estefanía y recuerda a sus muertos obsesivamente. La exuberancia y la versatilidad caracterizan una literatura exhaustiva hasta decir basta. En 'Le Plaisir du Texte', Roland Barthes llamó a estas obras “textos de éxtasis”, a saber, textos que imponen un estado de pérdida evidente y que se sitúan en una ruptura cultural, psicológica e histórica propiciando de este modo una beligerante relación del lector con el lenguaje. A nadie debería extrañar que este Everest literario haya sido comparado con el el 'Ulises' de James Joyce.

El tercer y último hito, 'Noticias del Imperio' (1987), otras setecientas páginas multifacéticas, representa la locura del hombre y la locura de la historia. Novela coral que cuenta el efímero reinado de la emperatriz Carlota y de Maximiliano de Habsburgo lo de menos es considerarla como historia porque la pretensión de Del Paso ha sido "espiar un pasado que otro ha escrito pero del que estoy ausente, reescribirlo a ‘mi’ manera, según ‘yo’ lo rememoro”. Los paradigmas de lectura que la maquinaria de esta novela provoca tienen que ver con la imposibilidad de conocer la verdad histórica, salvo que no sea como variación y permutación de fechas y hechos con la sola pretensión de embellecer la repetición.

Que Fernando del Paso sea, además, el autor de un libro memorable sobre Cervantes, 'Viaje alrededor del Quijote' (2004), convierte este premio en un acto de justicia poética. Pocos autores han logrado una síntesis tan omnívora en unas ficciones que aglutinan los campos más vastos de la cultura occidental.

0 Comentarios
cargando