Ideas

Amor reciclado

'El marciano', de Andy Weir, es uno de los mejores libros que he leído en años

1
Se lee en minutos

Artículo 457. Esta semana estuve en Colonia y me fascinó ver un puente gigantesco donde había un montón de candados enganchados en una valla colindante. Son candados que simbolizan amor, había decenas de miles. Salía el nombre de los enamorados, el año que lo colocaron y hasta una pequeña frase donde confesaban su amor.

Pero no fue esto lo que me fascinó. Ya conocía por películas la moda de resumir tu amor en un objeto tan extraño como un candado. Lo que realmente me entusiasmó fue lo que me contó un alemán de 90 años que buscaba su candado y me explicó una historia extraordinaria. Resulta que... Casi os lo cuento después de lo mejor de mi semana.

Tercer puesto. El marciano,El marciano de Andy Weir (Ediciones B). Uno de los mejores libros que he leído en años. Su tecnología y humanidad van a la par. Imposible parar de leerlo.

Segundo lugar. Sin límites (Blu-ray). Comparte idea con la extraordinaria Lucy, de Luc Besson, y ambas logran que la acción sea infinita y la distracción, máxima.

Primera posición. Psicosis Psicosis(Auditori Fòrum). La Orquestra Simfònica del Vallès consiguió con un trabajo fantástico que disfrutáramos de un Halloween diferente y que olvidáramos la magnífica película para centrarnos en su maravilla orquestal.

Noticias relacionadas

Y lo que me relató el hombre alemán fue que hace unos años unos ladrones robaron miles de candados, los fundieron y los tranformaron en nuevos candados que revendían en los alrededores del puente para que la gente los volviera a colocar.

«Fue metafórico... Era como reciclar el amor...», me relató. «Lo curioso es que jamás robaban candados que tuvieran una antigüedad superior a 15 años. Eran extraños ladrones con principios en temas amorosos», añadió. Buscamos su candado, que llevaba 46 años en el puente, cuando lo hallamos lo miró y me dijo: «Realmente siempre lo recordé diferente en mi cabeza...». No hay duda de que aquello fue otra metáfora del amor... ¡Feliz domingo!