13 ago 2020

Ir a contenido

Al contrataque

Mas y los pecados confesados

Xavier Sardà

Un federalista se acerca al confesionario de Esquerra Republicana de Catalunya:

-Ave María purísima.

-Sin pecado concebida. Bendígame, padre, porque he pecado.

-Dime, hijo.

-Mire, padre, tengo malos pensamientos... Me molesta que aquí a todo el que critica al señor Mas o a Convergència le llamen facha españolista. Aquel que denuncie que en Catalunya tenemos nuestra Gürtel y nuestros Bárcenas es considerado un esperpéntico botifler. El que se atreva a criticar al Govern se convierte en un espantajo apátrida.

-Hijo, cuida tu lenguaje y sobre todo tus pensamientos egocéntricos. Piensa que Mas se encuentra en una situación difícil. Ha dado explicaciones en el Parlament y cree de todo corazón que la licitación de obras se ha hecho legalmente. Es probable que todo sea obra y pompa de Madrid.

-Perdóneme, padre, porque a veces pienso que CDC ha cometido las mismas irregularidades que el PP y que en los dos sitios hay fulanos que se lo han llevado calentito. Padre, a veces creo que el PP, Gürtel, Púnica, Palau, los Pujol y CDC tienen en común los vergonzosos porcentajes.

-Hijo mío, esto sí que es pecado. El PP y Convergència no tienen nada que ver. El PP es la España cutre, y los de Convergència, si fuesen corruptos, serían los nuestros. Si hay alguna oveja negra, la guiaremos por el buen sendero. Estas cosas mejor lavarlas en casa.

-Pero padre, a veces creo que Mas se niega a distinguir entre CDC y Catalunya o entre él mismo y el país. Da igual que a Rato le detuviesen con la prensa presencial. Si aquí hay prensa, es un atentado a la patria. Y Mas de nuevo quejándose y atorrando en el Parlament.

-Pero piensa, hijo mío, que el president está desorientado. Lo mismo sale ad maiorem Dei gloriam del Palau de Justícia que a la semana siguiente se desata ad abrupto la redada de la Guardia Civil. Mas espera al profeta CUP.

-Pero padre, dicen que en la nueva República Catalana no habrá corrupción. Genial, pero... ¿no podríamos comenzar la limpieza ya? Si hasta uno de los empresarios detenidos es el marido de la comisionada de Transparència de la Generalitat.

-¿Soy yo acaso el guardián de mi marido? Piensa, hijo, que no debes comentar según qué cosas. En la nueva República cabemos casi todos, menos el maledicente, que no se diferencia del malvado sino por la ocasión.

-Padre, una pregunta: ¿por qué ni ERC ni CDC hicieron nada cuando los concejales de Torredembarra denunciaron la corrupción?

-Esto es el pecado original, hijo mío. Ego te absolvo a peccatis tuis in nomine patris, Junqueris et Spiritus Sancti.